Nakasato apareció, pero pasó de ser una supuesta víctima a estar imputado por «estafas»

El dirigente radical Oscar Nakasato, que había desaparecido en Hurlingham hace un mes con dinero destinado a la compra de trofeos de una liga infantil de fútbol, fue localizado ayer en la zona porteña de Retiro, pero quedó a disposición de la Justicia, imputado por «estafa».

Según indicaron fuentes policiales, Nakasato estaría viviendo en una pensión de esa zona, pero en principio se desconoce que hizo con los 140 mil pesos que llevaba al momento de desaparecer, y que tenían como destino la compra de trofeos de fútbol para una liga infantil de Villa Tesei.

Nakasato, de 47 años, quien además es militante de la UCR y se desempeñó en el pasado como asesor de una concejal de esa fuerza
política, desapareció de su casa el 5 de diciembre de 2013.

Cuando se fue, Nakasato llevaba 140 mil pesos para ir a pagar unos trofeos de fútbol infantil, y al no regresar, su esposa radicó la denuncia ante la policía. Hubo una fuerte búsqueda por las redes, pero también afloraron en diciembre rumores sobre su adicción al juego. En una primera versión trascendió que el dirigente se habría gastado una buena suma en los bingos. Días atrás se puso en contacto con su esposa. Quería salir del país.

Una brigada de la policía de Morón logró dar con el paradero de Nakasato y lo detuvo en plena vía pública. En su momento, cuando comenzó la investigación, se comprobó que Nakasato nunca había señado el pago de los trofeos, tal y como había señalado él a la entidad que le ordenó retirar los presentes.

Incluso, su esposa le relató al fiscal de Morón Claudio Oviedo, quien entiende en el caso, que su marido hacía 10 años estuvo bajo tratamiento psicológico debido a su adicción al juego.

Nakasato, quien desde hacia tiempo se desempeñaba con el fútbol infantil, tenía que comprar 1.200 trofeos para la fiesta de premiación de los chicos de la Liga de Fútbol de Villa Tesei, presentes que finalmente fueron abonados por un sindicato. Nakasato quedó a disposición de los tribunales de Morón, dado que se le imputa el delito de «estafa».