Gak fue reelecto como Defensor del Pueblo, ante una oposición que criticó pero se partió en dos

Con los votos justos, 16 (dos terceras partes del HCD, como marca la ordenanza que creó la figura), el economista Abraham Gak fue reelecto este mediodía como Defensor del Pueblo de Morón para un segundo y último mandato de cinco años. Compitió esta vez con otros cinco postulantes, pero ante los concejales sólo llegaron tres preseleccionados. Ninguno se presentó a la sesión. La oposición se dividió.

Gak asumió a principios de 2009 un organismo que era nobel en el distrito, luego de un segundo llamado, en 2008. Es director y fundador del Plan Fenix, doctor en Ciencias Sociales, ex afiliado radical y simpatizante del modelo K, lo cual valió que, aunque nadie impugnó su candidatura, sirviera a parte de la oposición como argumento para sospechar de la convocatoria. Aunque no vulneró ninguna norma, la concejal Silvana Soest confirmó que otro de los nominados, Jorge Manoni, es «cercano» a Nuevo Encuentro. Manoni había sido propuesto como Defensor por el Frente Renovador, que dudó de la imparcialidad de Gak. El bloque del GEN fue un poco más allá y no avaló a un candidato, en desacuerdo con la selección de los mismos a través de los consejos vecinales y el Consejo de Nominación.

Si bien la semana pasada se cayó un pedido de impugnación por extemporáneo, el sector más duro de la oposición avanzó sobre la idea de que el proceso fue manipulado; los socialistas, que votaron por Gak, pidieron revisar el proceso; un punto que quedó abierto a futuro.

Esta mañana las cartas estaban echadas. Se sabía que el PS, la UDESO y la UCR iban a aportar los votos que le faltaban al oficialismo (en 2009 tenían las manos de sobre entre sabbatellistas y kirchneristas, pero ahora, juntos, llegaban solamente a doce) para nombrar a Gak. Se necesitaban dos tercios del cuerpo. El GEN y el FR se habían esperanzado con no llegar a ese número para barajar de nuevo el proceso. Sin embargo, el candidato de la UCR, Fabián López Barbieri, ni siquiera se presentó a la audiencia con los presidentes de bloque. Es empleado de una UGC. La centroizqueirda luego se dividió y el peronismo volvió a mostrar la misma grieta en Mariana Mansilla.

En la sesión los candidatos brillaron por su ausencia. Gak esperó el resultado en su despacho. Luego insistió en la idea de llegar más a la gente. El oficialismo defendió la herramienta «de la Democracia» y negó las acusaciones. «Ganamos otra vez», se escuchó al terminar la sesión.