Se entregó a la Policía el hombre que le prendió fuego al auto y parte de la casa a su ex mujer

Un hombre le prendió fuego al auto (Renault 21)de su ex mujer en Castelar, pese a tener una orden de restricción por antecedentes de violencia doméstica. Estaba prófugo desde esta mañana pero por la tarde se entregó a la Policía y habría admitido la autoría de aquel episodio.

Diego Zárate se presentó en la comisaría 7° de Morón y habría admitido que fue el autor del incendio que destrozó el vehículo y el garage de la casa de su ex mujer. El episodio ocurrió alrededor de las 06 AM, en una vivienda situada en la calle Pedro Goyena 1671, Castelar.

El auto estaba estacionado en un garage abierto de la propiedad de la mujer y el fuego se propagó y llegó a dañar parte de la estructura de la casa.  Al lugar arribaron dos dotaciones de bomberos que apagaron el incendio. «Hay testigos, entre ellos la propia víctima, que vieron que el fuego fue provocado por el ex marido», indicaron las fuentes.

«El presunto autor del hecho aún está prófugo», advertía esta mañana la Policía.  El caso es investigado por el fiscal Patricio Pagani, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Morón, quien caratuló la causa como «incendio doloso», un delito que prevé de tres a diez años de prisión.

Voceros judiciales indicaron a Télam que «hay testigos que vieron que el fuego fue provocado por el ex marido», identificado como Diego Gastón Zárate (31).

El padre de la víctima, Héctor, contó a C5N que por este hecho denunciaron a Zárate por «intento de homicidio». «Si esto hubiese sido a las 5 de la mañana y el de vigilancia no estaba, se prende fuego toda la casa», dijo. El hombre explicó que fue el vigilador de la garita de la esquina quien al tomar servicio a las 6 de la mañana vio «el principio de incendio» y, al acercarse a ver qué sucedía, vio a Zárate «en la pared de la medianera».

Héctor aclaró que el vigilador ya lo conocía a su ex yerno porque «hace 15 o 20 días anduvo merodeando a la mañana». El padre de Nadia explicó que su hija está separada hace dos años, que la relación «duró cinco años» y que se distanciaron porque era un hombre golpeador.

«Nos dimos cuenta que la golpeó en la casa cuando vivían juntos. Ella no contaba, nos dimos cuenta nosotros. Estaba con mucho miedo», sostuvo el hombre, quien además afirmó que por esa situación la justicia le impuso a Zárate una medida de restricción perimetral.

«No podía acercarse a ella ni al nene. El miedo siempre estaba en que la agarre en cualquier lado, en la calle, en el colegio, pero nunca pensé en esto», agregó.

«Ahora estamos buscando otro lugar para que se vaya a vivir. La casa no va a estar habitable por un tiempo. Los chiquitos están asustados», señaló.

Héctor también comentó que Zárate «no tenía contacto ni llamaba para ver cómo estaba su hijo» y que en los últimos meses él mismo tuvo que pagar el alquiler del departamento donde vivía cuando estaba con su hija porque su ex yerno había dejado de pagar y él había salido de garante.