Cambio de época: clausuran cadenas populares e impulsan proyecto contra cortes de calle

Mientras el diario Tiempo Argentino destaca hoy la «cosecha» récord de la soja, Télam entrevista al zar de ese cultivo Gustavo Grobocopatel. La agencia oficial levantó testimonios de intendentes sobre el proyecto antipiquete. Descalzo planteó que la «gente está cansada de los cortes de calle». El viernes clausuró una sucursal de Día, la cadena de precios populares, mientras Carrefour seguía abierto. El volantazo quedó en evidencia con la devaluación de enero, pero también había sido evidente en  la campaña electoral de 2013, en el enfrentamiento con los docentes o la vuelta al FMI. El giro, al menos en lo discursivo, del Gobierno persigue la salida ordenada a la sucesión 2015, la defensa del verdadero núcleo duro, ante intendentes que podrían dar el salto en cualquier momento, como hicieron con los K. Según Télam, «los intendentes bonaerenses se sumaron de manera contundente a los legisladores nacionales y referentes de distintas fuerzas políticas que ya se mostraron a favor de la propuesta de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de canalizar las protestas sociales, políticas y sindicales con ‘razonabilidad y prudencia’, evitando los cortes de calles o rutas». Descalzo consideró que «la gente está muy cansada de los piquetes por cualquier motivo que, además, ahora se convirtieron en manifestaciones con hechos de violencia». Y pidió «buscar las formas donde una manifestación legítima no paralice toda la actividad, pero sin quitar el derecho a la protesta». En el mismo sentido, Mariano West, jefe comunal de Moreno, advirtió que «la regulación de los cortes de ruta es una propuesta que tenemos que encarar porque no estamos en el año 2001 ni el 2003, ya han pasado once años de progreso con desarrollo e inclusión social». A su turno el jefe comunal de Tres de Febrero, resaltó la importancia de «buscar mecanismos de resolución de conflictos porque la democracia da derechos pero no pueden ser perjudicados los derechos de terceros». Hugo Curto aseguró que «hay que hacer algo para que las movilizaciones se hagan pero sin molestar a terceros, no puede ser que una manifestación de un número reducido afecte a mucha gente». Hace unos años, el ex dirigente Piquetero, hoy empresario y puntero del Gobierno, había contestado con una marcha al decreto de Mauricio Macri por el cual se debía pedir permiso para hacer una manifestación en la Ciudad de Buenos Aires. Un ejemplo del cambio de discurso. Otro puede ser la visión sobre la soja. Aunque hoy la estrategia pueda ser competir con las presencias opositoras en Expo Agro, en rigor los sojeros nunca estuvieron tan bien como con este Gobierno. El tiempo marcó que no era un «yuyo» enemigo de la gestión, sino más bien un aliado. Como aliados fueron las cadenas de supermercado, sobre todo extranjeras, a las que el Gobierno ayudaba a concentrar clientes, como cuando intentó sacar a circulación una tarjeta que servía para comprar solo en esos establecimientos. El Gobierno pidió a los intendentes fiscalizar sus acuerdos y las primeras en caer fueron las cadenas de origen nacional. En La Plata, el intendente Bruera clausuró un Coto, al mismo tiempo que no dejó abrir una sucursal del Mercado Central que impulsó el matarife Samid. Carrefour y Cencosud, las cadenas más poderosas y caras, no han sufrido clausuras por los «precios cuidados», en cambio sí el Día y Coto, las dos cadenas más populares. Franceses y Chilenos parecen tener más protección política. Cencosud es la empresa que tiene Jumbo y Disco y que en 2009 comprara un ex terreno  fiscal a nombre de Néstor Kichner  en 2 millones de dólares en Santa Cruz. En Ituzaingó, el viernes la Municipalidad cerró el Día de la calle Brandsen, mientras que la casa de capitales franceses seguía funcionando a unas pocas cuadras. Independientemente de quien cumple mejor con los «precios cuidados», está claro quienes perdieron son los clientes. El Día es de origen español, pero con una clientela popular que arrasa con los productos de marca a precio sugerido. El año pasado rediseñó sus sucursales, mientras que las grandes cadenas volvían, como en los 90, a abrir bocas bajo la modalidad «express». Este año abrió un Coto en Castelar como parte del acuerdo por la entrega del terreno donde hoy juega el Deportivo Morón. En ese distrito el primero en ser clausurado fue un Día. Pero los concentradores de precios seguirán amasando su fortuna, al igual que el ahora amigo Grobocopatel.]]>