Comenzó el segundo juicio por Mansión Seré

Con la presencia de víctimas de Mansión Seré, de organismos y funcionarios comenzó este miércoles, en la sala del Juzgado Federal N° 5 de San Martín, el juicio oral por la represión de Estado ejercida por la Fuerza Aérea en la denominada subzona 16 durante la última Dictadura.

El juez Marcelo Gonzalo Díaz Cabral presidió el tribunal que inició pasadas las 10.30 la audiencia de lectura de elevación a juicio, acompañado por los magistrados Alfredo Justo Ruiz Paz, María Claudia Morgese Martín y Elbio Osores Soler, este último en calidad de cuarto juez.

Los delitos que se investigan son privación ilegal de la libertad agravada, tormentos y homicidios bajo la órbita de la Subzona 16 del Primer Cuerpo de Ejército, donde tuvo también injerencia la Iª Brigada Aérea de El Palomar, la VIIª Brigada Aérea de Morón y las Comisarías 1ª (seccional Morón), 2ª (seccional Haedo) y 3ª de Morón (seccional Castelar).

Nora Cortiñas, de la Línea Fundadora de Madres de Plaza de Mayo, estuvo presente para respaldar el inicio del juicio y pidió «cárcel común a todos los genocidas y que se abran los archivos que aún se esconden para que podamos saber toda la verdad sobre los desaparecidos». Según declaró a este medio, espera que de los testimonios y el debate surjan datos sobre la desaparición de su hijo, Gustavo.

También estuvieron presentes Martín Sabbatella, actual titular de la Afsca y el intendente de Morón, Lucas Ghi. Este juicio «demuestra la operatoria de un circuito represivo conformado por la fuerza aérea y la policía bonaerense», sostuvo el jefe del partido Nuevo Encuentro.

María Cristina Guerra, sobreviviente de Mansión Seré, afirmó que tal como lo hiciera en 2008 «daré testimonio de 18 días de horror escuchando los gritos desgarradores de las torturas y la perversión de los victimarios». Es que ese año se juzgó 15 hechos ocurridos en la Mansión y las víctimas deberán revivir, entre ellas, Adriana y Soraida Martín (Foto), hijas de la directora de DDHH de Ituzaingó, Argentina Carrión.

1509895_10201967706375702_704207577_nLos imputados en este juicio son los ex brigadieres Hipólito Rafael Mariani, César Miguel Comes y Miguel Ángel Ossés; el ex comisario Néstor Rubén Oubiña, el ex cabo primero Felipe Ramón Sosa, y el ex cabo y ex auxiliar de la Fuerza Aérea, Héctor Oscar Seisdedos. Los dos primeros ya fueron condenados en 2009 a 25 años de prisión y desde entonces cumplen prisión domiciliaria. La causa fue instruida por el juez Federal Daniel Rafecas, que elevó una parte de la investigación. Hoy enfrenta un pedido de juicio político por parte del FPV por haber allanado una propiedad del vicepresidente, Amado Boudou.

También se sentaron en el banquillo de los acusados el ex cabo primero Daniel Alfredo Scali y Marcelo Eduardo Barberis, quienes pertenecían a la Fuerza Aérea en el momento de los hechos y actualmente están detenidos en el Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz.

Durante la instrucción, la Justicia tuvo por acreditada la comisión de dos homicidios agravados, en concurso real con el delito de privación ilegal de la libertad agravada por mediar violencia o amenazas que afectaran a 95 víctimas. Del total, 48 se encuentran agravadas por su duración, y en 83 ocasiones por el delito de imposición de tormentos reiterados.

La Mansión Seré, ubicada en Blas Parera 48, ciudad de Castelar, era una antigua casa de dos plantas que tras el golpe militar de 1976 fue cedida a la VII Brigada Aérea con asiento en Morón, que se hallaba bajo las órdenes del brigadier Miguel Ángel Comes.

 

Segundo juicio

“La diferencia con el juicio anterior por Mansión Seré es que se incorporan más centros clandestinos y pasamos de 15 víctimas a 97. Se incorporan las dos brigadas, las comisarías de Morón, Haedo y Castelar. Se investiga la RIBA y las otras comisarías. Hay una investigación que continúa en el Juzgado de Rafecas; y es esta una parte que elevó a juicio”, sostuvo el abogado de la Liga Argentina por los DDHH y patrocinante de víctimas Pedro Dinani.

– Debe ser duro repasar para las víctimas otra vez lo que sufrieron ¿Cómo aceleraría los juicios?

– El juicio ha tardado tanto, hubo tantas conspiraciones, que no debemos perder el horizonte de que se haga. Sabemos que no vamos a desentramar toda la fuerza represiva, pero queremos que sea juzgada la mayor cantidad de represores. Se necesitan más recursos de la Justicia. Es necesario declarar para que haya sentencia, aunque no es lo mismo que ir por una causa civil. Lo más doloroso es recordar a los compañeros que no están. Son las consecuencias de los crímenes de Lesa Humanidad.