Amenazaron hasta los médicos, tras un asalto en Ituzaingó y resistir un tiroteo en Hurlingham

Un grupo de delincuentes amenazó con armas de fuego a los médicos de un hospital para que atendieran a un cómplice que había sido baleado en la cabeza tras un robo, tiroteo y persecución en la zona oeste del Gran Buenos Aires.

Los cuatro delincuentes habían asaltado a una familia en Ituzaingó y huyeron a bordo de una camioneta Hyundai Tucson gris. Fueron perseguidos por la policía y hubo un tiroteo, aunque lograron escapar en Hurlingham.

Tras la balacera, los ladrones ingresaron a la guardia del Hospital Carlos Bocalandro, ubicado en la localidad de Loma Hermosa, partido de Tres de Febrero. Allí amenazaron con armas largas a los médicos para que atiendan a su cómplice.

Tras irrumpir en el nosocomio, los delincuentes huyeron a bordo de la camioneta, que tenía pedido de secuestro y apareció incendiada en Villa Pineral. En tanto, el herido quedó internado en grave estado en el Hospital Posadas y bajo custodia policial.