El kirchnerismo hace campaña en contra de la venta de parte del polideportivo de Hurlingham

Pese a que el Concejo Deliberante autorizó al Departamento Ejecutivo el 10 de mayo de 2013 a vender parte de las tierras del Polideportivo Municipal para la radicación de industrias, el kirchnerismo retomó el tema como parte de la batalla política en el distrito.

Hace casi un año, se puso sobre la mesa la decisión del Municipio de ceder parte de los terrenos del Polideportivo para atraer empresas. Ese aval a la gestión del intendente Luis Acuña fue brindado a través de un Proyecto de Ordenanza apoyado por el bloque de concejales del oficialismo y los entonces ediles José Palacios y Romina Fernández. Desde el FPV y la también concejal de Libres del Sur, Mónica López, se rechazó la iniciativa. Para la oposición, “la propuesta carecía de fundamento” y denunciaron la “escasa” información al respecto, especialmente en lo relacionado al valor de tasación del predio, que recién desde 2011 forma parte del patrimonio público tras la compra efectuada al Ejército por la comuna. Por su parte, la edil mandato cumplido del FAP cuestionó entonces la falta de “claridad” respecto a los límites del inmueble mencionado en el polémico proyecto. “Nos oponemos a que sigamos disponiendo de los terrenos del distrito sin una debida discusión ni datos reales”, sostuvo.

 

escuelas 16Campaña cash
Casi de inmediato, se la firma del sector de la industria farmacéutica y alimenticia Dicofar, con sede en Ciudadela, Partido de Tres de Febrero, surgió como la primera interesada.

Si bien esa gestión no fue ni confirmada ni desmentida oficialmente, esta decisión fue la oportunidad para que el kirchnerismo le asestara otro golpe al acuñismo.

Aunque ni los afiches que a lo largo de las principales calles y avenidas de Hurlingham, ni los volantes repartidos casa por casa en los barrios cercanos al centro deportivo, están identificados con ninguna fuerza política, tamaño despliegue de recursos sólo puede atribuirse a la abultada billetera de la que dispone el espacio K desde el arribo al municipio del concejal y Secretario Administrativo del Senado de la Nación, Juan Horacio Zabaleta.

El operativo incluye, además, campañas por las redes sociales y una junta de firmas que, desde el sábado último y a cargo de personas que se identificaban como parte de “una agrupación del FPV”, se realizó en zonas como Villa Club, vecinas al Polideportivo.

Si bien los volantes rezaban “El Polideportivo no se vende – El Deporte es inclusión”, en el mismo papel se reconocía que el Municipio pretende vender “una fracción” del lugar. Y convocaba a movilizarse para “defender el Patrimonio Social (sic)”, al que quienes reunían las firmas definían como “uno de los últimos espacios verdes que nos quedan”.

Ese fervor por la defensa de los espacios verdes no se condice con las iniciativas K para crear una Fiscalía y la Universidad en tierras del continuamente desguasado INTA. Parafraseando a los militantes del juanchismo, el más importante de los últimos espacios verdes que quedan en Hurlingham