Un empresario fue secuestrado en Ituzaingó y obligado a pagar un rescate por su hijo (14)

Un empresario fue secuestrados en Ituzaingó y obligado a pagar un millonario rescate, ya que los captores mantuvieron como rehén a su hijo adolescente (14 años), mientras la víctima era obligada a ingresar a un country del partido de Moreno a buscar el dinero del rescate.

Los investigadores del caso indicaron que se trata una nueva modalidad delictiva, a la que se denomina «Caballo de Troya», ya que uno de los miembros de la banda se encarga de acompañar a la víctima, mientras retienen a un familiar, para garantizarse el cobro de lo exigido, que en este caso habría ascendido a un millón de pesos.

De acuerdo a lo indicado por voceros policiales, padre e hijo resultaron privados de su libertad durante un par de horas, al ser interceptados por tres hombres que circulaban en un Peugeot 408 y le cruzaron el auto delante de la camioneta 4×4 marca BMW, en momentos en que transitaban por la localidad de Ituzaingó.

Con el empresario (propietario de una fábrica de aberturas) cautivo, junto al chico, comenzaron a urdir la maniobra y mediante amenazas de muerte con armas de fuego, lo obligaron a dirigirse a su casa, ubicada dentro del country Campos de Alvarez, sito en la zona de Francisco Alvarez del partido de Moreno.

El caso, que recién trascendió ayer, se registró el jueves pasado por la tarde, y a poco de concretarse la captura, el hijo de la víctima fue «pasado al auto, mientras el hombre tuvo que seguir manejando su camioneta, siendo intimidado por uno de los secuestradores para dirigirse a su casa y pagar un millonario rescate», contaron investigadores del caso.

Entonces, uno de los delincuentes se dedicó a «pasear al chico en el auto», los otros ingresaron al country con el empresario en su propia camioneta y por ende, los custodios de la guardia de seguridad no sospecharon nada extraño, pues el dueño de casa no efectuó ninguna seña para avisar lo que estaba ocurriendo.

«El hombre les entregó a los delincuentes una caja fuerte portátil con una importante suma de dinero, joyas y electrodomésticos, como pago de rescate para la liberación de su hijo y la propia», precisó un vocero policial, quien agregó que «los secuestradores salieron del country con la víctima en la camioneta 4×4 BMW y se trasladaron hasta la colectora del acceso Oeste donde le entregaron al chico, sano y salvo, para luego escaparon con el botín en el Peugeot 408».