Secuestran y roban a una familia de Ituzaingó, pero caen porque la Policía rastreó un I Pod

Un matrimonio y sus dos hijos, de siete y tres años, fueron interceptados por delincuentes mientras circulaban en su auto por San Antonio de Padua. Los ladrones los obligaron a ir hasta la casa familiar, ubicada en Villa Udaondo, donde robaron varios objetos de valor y huyeron. Sin embargo, horas más tarde la Policía los detuvo gracias a la señal emitida por una iPad que era parte del botín.

El hecho comenzó ayer en el centro de San Antonio de Padua, donde Christian Alberto Fernández, de 37 años, y su esposa, Andrea Meirim Diz, de 36, circulaban a bordo de su vehículo marca Kia. Con ellos viajaban sus dos hijos, una niña de siete años y un niño de tres.

La familia fue interceptada por auto Citröen Xsara, aparentemente robado, en el que iban varios delincuentes. Los ladrones secuestraron a la familia y la obligaron a conducir hasta su domicilio, ubicado sobre la calle Manuel Gómez Carrillo, en Ituzaingó.

Una vez en la casa familiar, los ladrones se alzaron con dinero en efectivo, un televisor, un teléfono y una tableta iPad, entre otros objetos de valor, tras lo cual abandonaron el lugar y huyeron.

Sin embargo, la comisaría N°2 de San Antonio de Padua inició una investigación y logró dar con los ladrones. La señal emitida por la tableta guió a la Policía hasta un domicilio en Ayolas al 1800, también en ituzaingó.

En ese lugar, los agentes detuvieron a una pareja que tenía en su poder los elementos sustraídos, además de un chaleco antibalas y tres armas de fuego. Los apresados son un hombre de 25 años y una mujer de 28.

Según informaron fuentes policiales, las víctimas fueron un hombre de 37 años, su esposa, de 36, y sus dos hijos, de siete y tres años. Los ladrones los dividieron en dos autos y los llevaron hasta su casa. Una vez ahí, comenzaron a revolver todos los muebles en busca de plata y objetos de valor. «A él lo golpearon muy fuerte», contó a TN Diego, un vecino que asistió a la familia minutos después del robo.

«Llegaba de cenar y los encontré que venía corriendo. Me pidieron ayuda y me dijo que los habían secuestrado. A los nenes por suerte no le hicieron nada pero estaban muy asustados. Los ladrones estuvieron unos 40 minutos, dieron vuelta la casa y les sacaron todo lo que tenían», detalló el vecino. Y agregó: «Tienen miedo y no quieren volver a la casa».