Scioli firmó el decreto para crear una policía local, pero sin los intendentes como jefes

Finalmente, el gobernador Daniel Scioli firmó ayer el decreto que instruye al ministro de Seguridad, Alejandro Granados, a la creación de la Superintendencia de Seguridad Local, proyecto que viene a reemplazar al de las Policías Comunales, que se frustró en la Cámara Alta. Si bien se trata de una descentralización de la Bonaerense y no de un cuerpo dependiente de las comunas (en rigor, la Ley de PC mantenía al Estado Provincial como rector de las políticas de seguridad) las atribuciones de la nueva fuerza serían las que originalmente Granados envió a Diputados. “Voy a insistir con mi proyecto, no con el retocado, que fue el que provocó todas estas idas y venidas”, insistía el ministro tras la frustada sesión de la Policía Comunal, y hacía hincapié, tal como deseaba el massismo, en que “el policía debe estar armado las 24 horas”. Ese jueves, un rato después, en el estudio del canal TN, Scioli daba a conocer que le daría el gusto a su ministro, y hasta le ahorraría el engorroso trámite de volver a Diputados o Senadores. El anuncio trajo consecuencias: el diputado provincial por Nuevo Encuentro, Marcelo Saín, autor de un proyecto e impulsor de los cambios en el Dictamen de Diputados, cruzó con dureza a Granados. “El proyecto del ministro es el proyecto de Matzkin, crear un apéndice de la Bonaerense para fagocitarla en unos meses. Además terminó coincidiendo con el Frente Renovador”, expresaba el sabbatellista. Si todo sigue los caminos normales, lo cierto es que la nueva Policía, a diferencia de la que no pudo salir del Senado, deberá portar su arma reglamentaria las 24 horas del día y tendrá la potestad de detener a personas por averiguación de antecedentes. Además, otra diferencia sustancial es que no dependerá de los intendentes. “Va a ser una especie de Policía Bonaerense 2”, señalaron desde el kirchnerismo. Si bien los intendentes no serán los jefes, tampoco se tendrán que hacer cargo del financiamiento de la fuerza, algo que siempre les preocupó, sobre todo a los de los distritos que no son de la zona Norte del Gran Buenos Aires. Al igual que con la Policía Comunal (distritos de menos de 70 mil habitantes), la Provincia se encargará de los sueldos de los efectivos y del giro de una partida mensual de dinero para combustibles y mantenimiento de patrulleros, entre otras cosas. La reglamentación tendría como base a la Ley provincial 13.482, de Unificación de las Normas de Organización de las Policías de la Provincia, que habilita simplemente a “crear nuevas unidades policiales y determinar el ámbito de competencia territorial de cada una de ellas”. El intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, explicó ayer: «Hubiese sido saludable para la democracia que la ley pudiese ser aprobada en el recinto, pero medida no podía esperar más». El de Morón, Lucas Ghi, había pedido «cautela» hasta ver el texto de la reglamentación. No obstante, el diputado provincial del N. Encuentro Adrián Grana, afirmó: “Lo que pretendíamos era una Policía Municipal que consideraba a sus agentes como trabajadores y que les reconocía su identidad civil para no obligarlos a portar armas fuera de su horario de trabajo y con un fuerte control ciudadano”. “Esta es una derrota en nuestra democracia porque podíamos crear una herramienta por ley para los ciudadanos de la provincia de calidad institucionalidad y no la vamos a tener”, dijo el legislador, al tiempo que agregó: “Ahora el massismo nos está llevando a tener una herramienta municipal que dependa de la Policía (del jefe bonaerense, Hugo) Matzkin”. Para Grana, el fracasado debate en la Cámara Alta “es una muestra de inmadurez de la dirigencia política de la Provincia que trabó una ley que todos planteaban que era necesaria, como lo hizo Massa en la campaña electoral”. En tanto, sobre la decisión del gobernador Daniel Scioli de apelar a un decreto para lanzar este cuerpo de seguridad, Grana fue más cauto y resaltó: “El Gobernador jugó un rol importante en lo que significa abrir la discusión de una nueva Policía y espero que Scioli no arruine ese camino. De todos modos, creo que no es un decreto, sino una resolución y habrá que esperar qué dice esa resolución para opinar”. “No estaba dentro de nuestro menú de opciones porque queríamos una Policía para los intendentes que realmente pudiera aportar algo positivo en la prevención del delito”, explicó el diputado y añadió: “Esperemos que el Gobernador de haga eco del consenso construido en la Cámara de Diputados, pero cómo se regirá de la Ley Orgánica de la Policía, veo difícil que tenga que ver con ese consenso”.  ]]>