Quienes apoyan, critican o callan sobre la nueva unidad policial que crea Scioli para comunas

Lo que quedó claro desde que se cayó la Ley de Policías Comunales hasta ayer, que se conocieron los alcances del decreto de Daniel Scioli, es que los municipios no tendrán una fuerza de seguridad autónoma y que el gobernador decidió terminar con la discusión política en el parlamento para avanzar sobre un nueva división. Recibió rechazos del massismo, pero apoyo de intendente peronistas K. La fuerza que instruyó a crear el Gobernador implica una descentralización de la Policía Bonaerense, a través de un cuerpo de efectivos de proximidad que se dedique exclusivamente a la tarea de prevención del delito, y que dependerá de una Superintendencia que a su vez responderá directamente al Mnisterio de Seguridad provincial, a través de Subsecretaría de Planificación, a cargo de Fernando Jantus. La diferencia central con el proyecto de Policías Comunales es que los intendentes no tendrán poder sobre la fuerza local, sino que agatas podrán consensuar a su jefe. Se parecen en que el financiamiento depende de la Provincia y en que los nuevos agentes no tendrán capacidad de investigar o allanar. Sí en cambio podrán estar armados las 24 horas y detender a personas bajo el amparo de la «averiguación de antecedentes». Este era uno de los puntos que diferenciaba al peronismo tradicional con el sabbatellismo, que ni bien dio por terminado el debate en el Senado salió a dispararle dardos al massismo, al jefe de la Bonaerense y apenas por elevación a Scioli. El gobernador y el propio Alejandro Granados también aludieron a los cambios que incorporó el kirchnerismo duro al proyecto original y que terminó por trabar el consenso con el peronismo tradicional. Pero el Frente Renovador, que pensaba consensuar una salida en la Legislatura, terminó saliendo con los tapones de punta al darse cuenta de que en realidad Scioli sacaba por decreto un híbrido. El intendente de San Martín, Gabriel Katopodis expresó: “Queremos una Policía Municipal nueva, no más de lo mismo. Y lo que está haciendo el gobernador Scioli es agrandar la Policía Bonaerense. Exigimos la creación de una Policía Municipal en serio, que dependa de los Intendentes y no de un Ministro». El diputado provincial Renovador, Ramiro Gutiérrez, fue concluyente, al afirmar que se “firmó el certificado defunción de la Policía Municipal al rubricar por decreto la resolución que habilita a crear una policía que comandará el ministro de Seguridad, Alejandro Granados”. En tanto, el titular de la Federación Argentina de Municipios (FAM), Alberto Descalzo, indicó que a los intendentes les parecía “un muy buen proyecto” el que envió el poder Ejecutivo a la legislatura, y sostuvo que la implementación vía reglamentación es “muy buena decisión del Gobernador”. También cuestionó a los legisladores que demoraron la aprobación de la iniciativa, al sostener que el tema “es una demanda de la gente”. “La verdad es que los legisladores se deben poner en el lugar de la gente. A nosotros nos vienen a ver gente que la han asaltado, torturado, la han violado y que le han quitado la vida de seres queridos. Y la verdad es que nosotros estamos desesperados para que esto se implemente lo más rápido posible y que sea una política de estado”, señaló el intendente de Ituzaingó. También sostuvo que “es indispensable dejar de lado actitudes personales para darle lugar a la solidaridad hacia los vecinos de la provincia de Buenos Aires que están sufriendo” con la inseguridad. Su parte de Morón, Lucas Ghi, había pedido «cautela» ante las críticas del bloque sabbatellista en la Legislatura. Esperaba a ver los alcances del decreto del gobernador. Anoche, en una programa de cable, reconoció que «no es lo mismo» que se pretendía hacer por ley. Los diputados de Nuevo Encuentro Adrián Grana y Marcelo Saín culparon al massismo de hacer caer la ley para defender «los negocios de la Bonaerense», aunque, en rigor, ni por la Ley ni por decreto, se interfería en sus funciones. También se acusó a los «barones del Conurbano» de buscar tener una fuerza de choque. La Policía Comunal no podía utilizarse para repreimir manifestaciones y en todo caso, la última palabra la tenía la Provincia, a la hora de mantener el orden. Finalmente, Granados, que criticó la reforma de Arslanián y la conformación de la Buenos Aires 2, estará a cargo de una nueva etapa de descentralización y de generación de una nueva imagen de la Policía, con agentes más jóvenes y mejor vestidos. Se sabe que la nueva unidad muninicpal tendrán su propio uniforme. Scioli argumentó la necesidad de sacar «más gente a la calle» y convenir con los intendentes la convocatoria de nuevas aspirantes, para que se queden a trabajar en sus comunas de origen, algo que ya está en marcha con la descentralización de la Escuela Juan Vucetich y la restitución del Comando de Patrullas, que ya cuenta con un jefe consensuado con los intendentes. Lo que equivale a decir que la Policía tendrá divisiones distintas pero con el mismo personal.]]>