Aún con diferencias, los concejales sacaron una declaración en rechazo a los Fondos Buitres

A instancias de un proyecto presentado por los bloques de Nuevo Encuentro y FPV, el HCD declaró en una resolución unánime “el más profundo repudio y la mayor preocupación por el fallo del Juez Thomás Griessa respecto del pago a los Fondos Buitres”.

La causa nacional en que se convirtió el posible default unió a los bloques del Concejo por un rato. Pero cada sector buscó sacar provecho del problema. El kirchnerismo buscó complicidades en la oposición, mientras que el espacio UNEN culpó al Gobierno nacional.

La concejal sabbatellista Silvana Soest recordó que “Perón había anunciando el rescate de la deuda externa, y tal vez fue uno de los motivos de su derrocamiento”. “Los buitres, socios externos e internos hacen un golpe de estado blando. Pero el sufrimiento del pueblo es durísimo. Aquí y ahora no hay lugar para provocadores, traidores ni pusilánimes. Estamos quienes amamos a nuestro pueblo, al gobierno nacional, para ofrecer toda la resistencia necesaria”, expresó. Hernán Sabbatella, presidente del HCD, comunicó después que “es innegable la voluntad del gobierno argentino de negociar la deuda, sin olvidar que fue adquirida por otros gobiernos”. Y agregó que “los fondos buitres quieren un Estado de rodillas”.

El concejal del FPV Santiago Muñiz afirmó que “la ofensiva de los Buitres y de la Justicia Norteamericana es un método de disciplinamiento contra cualquier país periférico que se proponga construir un modelo político y económico de desarrollo con soberanía y justicia social”.

Por su parte, el socialista Favio Martínez, sostuvo que “para afrontar la amenaza de los Fondos buitres deberíamos trabajar en forma atípica en comparación con la cultura política argentina, que ha retrocedido en términos de tolerancia y de búsqueda de denominadores comunes”.

El concejal del espacio UNEN reconoció que el negocio de los holdouts es perverso, como que el fondo NML de Paul Singer compró bonos por U$ 48,70 millones en 2008 y ahora pretende cobrar su valor nominal: U$ 832,00 millones. Pero luego se preguntó “qué Justicia fuimos a buscar”. En ese sentido cuestionó al Gobierno por ceder jurisdicción legal para cerrar acuerdos financieros que corresponden al Congreso, como ocurrió este mes con el Gobierno de China, cuyo blindaje, en caso de litigio, se resolverá en los tribunales de Londres.

Luego de la sesión, el concejal Ramiro Tagliaferro, que días después anunciaba su regreso al PRO, explicó a Un Medio que se levantó de su banca al momento de votarse la resolución porque la sesión era muy larga y tenía una reunión. “Cuando es así uno va, viene y se reserva para los temas vitales”, dijo. El jefe del bloque Renovador, Martín Marinucci, tampoco intervino en el debate pero votó y se manifestó “en contra de las especulaciones financieras”.