Despiden los restos de Sabrina Olmos, mientras que el fiscal pericia 16 armas de la Bonaerense

Mientras esta mañana despiden los restos de Sabrina Olmos, la chica de 15 años que ayer recibió un balazo en el patio de un colegio producto de un tiroteo en la calle, la Fiscalía 5  investiga de qué arma salió la bala. Padres se manifestaron anoche en reclamo de seguridad.

Sabrina es hijo de un barrendero, por lo que compañeros y afiliados de Camionaros acompañaron a Cristian Olmos en el Cementerio de Morón, luego de que la Justicia examinara el cuerpo de la joven, que ayer recibió un impacto de bala en el corazón y murió a los pocos minutos. En vano resultó la asistencia en una salita cercana.

Ayer, hacia las 9:30, la adolescente se encontraba en pleno recreo en su escuela junto con 300 alumnos y sin darse cuenta, recibió un disparo en el pecho que acabó con su vida en el acto. Su muerte se produjo porque a unos 150 metros de la institución, sobre la calle Grito de Alcorta al 2700, en la localidad de Morón, se produjo un enfrentamiento entre policías y ladrones que se movilizaban en un Fiat Palio aparentemente robado.

Lo padres de la comunidad educativa manifestaron su indignación por la labor de los efectivos, ya que, según denunciaron, actuaron de manera indebida y hasta se animaron a cuestionar de dónde provino la bala que acabó con la vida de la adolescente.

«Estaba en el recreo y de golpe vi que la chica tenía sangre en la nariz. La recostaron y empezó a vomitar sangre. Por lo que escuché, la bala entró en el pecho y la impactó justo en el corazón», había declarado uno de los compañeros de años superiores de la joven fallecida. A su vez, una madre contó que un policía se negó a asistir a Sabrina cuando estaba herida y prefirió ir detrás de los delincuentes. «Queremos saber, hasta las últimas consecuencias, de dónde salió la bala que la mató», afirmó otro de los padres.

En diálogo con Vorterix, el fiscal de Morón, Claudio Oviedo, dijo que se trata aún de determinar de dónde provino la bala que impactó contra la víctima. «Secuestré 16 armas del personal policial, más la del imputado», reveló el funcionario. Dijo que las pericias determinarán si la bala rebotó o si pegó directamente en el pecho de Sabrina y que el único objetivo «es conocer la verdad y comunicarla».

Al ser consultado por la cantidad de armas oficiales secuestradas, Oviedo explicó que se basó en el sistema de ubicación satelital que le permitió saber cuáles móviles estaban en la persecución y cuáles estaban en la zona. «Estamos en una etapa, que es determinar el calibre. Luego el arma. Hasta que no tenga establecida toda la secuencia, no se puede hablar de calificaciones legales» aclaró el fiscal.

De igual forma contó que uno de los delincuentes logró darse a la fuga, mientras que el otro fue detenido y será indagado hoy. El ladrón -dijo el fiscal- ya tiene una condena previa que había cumplido en octubre del año pasado.

 

Recuerdo

Sus compañeros del colegio Félix Burgo de Morón la recordaron y reflejaron la conmoción que les provocó el caso. «Era una luz la chica, era re buena, no puedo creer por qué Dios siempre se lleva a los/as más buenos/as», escribió el usuario @JuampaMoron14 en los 140 caracteres. En tanto, @FlorrrrLopez escribió: «No puedo sacarme de la cabeza a la chica desangrada a centímetros mío, es muy feo».

Además hubo apoyo para la familia de Sabrina. «Te fuiste pero hoy nos cuidás desde el Cielo junto a Dios y todos sus Angeles. Mucha fuerza para sus hermanitas y los padres», publicó Yoni, un amigo del barrio. La chica tenía una hermana menor, que va al mismo colegio, y otro hermano más chiquito. Su papá, Cristian, es camionero y ayer se lo pudo ver contenido por compañeros de trabajo.

También hubo despedidas de parte de fanáticas de One Direction, la banda estadounidense de la que era fanática la víctima.«Q.E.P.D Sabrina Olmos. Otra Directioner que se nos fue. Muy triste», publicó en su cuenta de Twitter Jaz Ledesma, también seguidora del grupo.

Anoche, los vecinos se congregaron frente a la puerta del establecimiento para expresar su bronca y para pedir más seguridad.«Mi hijo estaba al lado de la nena, pudo haber sido él», dijo angustiada la madre de un estudiante. Las clases se suspendieron  y todavía no saben si se reanudarán mañana.