Nuevo Encuentro y FIT salieron a cuestionar a la Policía por la muerte de Sabrina Olmos

La noticia de que la bala que mató a Sabrina Olmos sería de la Policía no tardó en tener repercusiones. La senadora provincial de Nuevo Encuentro Mónica Macha habló de la «fuerte ineficiencia por parte de las fuerzas de seguridad», mientras que la docente del FIT Jorgelina Esteche directamente lo calificó como «otro caso de gatillo fácil». Ayer, el ministro Granados barrió al jefe de Policía Distrital en el marco de una reforma.

«Como Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado de la Provincia de Buenos Aires manifiesto mi más profunda preocupación por la intervención de la policía en un caso que terminó con la muerte de una niña de 15 años en Morón», aseguró la legisladora sabbatellista.

Macha consideró que «sin dudas este trágico suceso nos demuestra una fuerte ineficacia por parte de las fuerzas de seguridad de la provincia que agravan una situación que se había iniciado con un robo y que por el uso desmedido y abusivo de la fuerza termina llevándose la vida de una persona inocente».

«Ha sido fundamental correr a la policía bonaerense de la investigación de este caso para que se haga cargo la gendarmería tanto de la autopsia como de las pericias necesarias. Se ha confirmado que la bala que mató a Sabrina es calibre 9 mm que utiliza la policía. Estamos absolutamente comprometidos con la investigación de este suceso que nos llena de dolor y que no podemos dejar impune», expresó la senadora y agregó: «Este tipo de situaciones nos deben hacer reflexionar fuertemente sobre qué sociedad estamos queriendo construir cuando por un auto robado se pone en riesgo la vida de todos los ciudadanos».

Por su parte, desde el PTS se marcó que «la indignación es enorme: nuevamente la «maldita policía», que se cobra una víctima cada 28 horas, acaba con una vida joven».

«Como resultado de esta forma de gatillo fácil se encuentran numerosos casos de muertes como el de la militante Sonia Colman, ocurrido en Del Viso en la navidad del 2007 cuando un grupo de policías comenzó a disparar en todas las direcciones en una zona céntrica mientras perseguía a dos adolescentes que habían robado una billetera», sostuvo la ex candidata a concejal del FIT Jorgelina Esteche, delegada de la agrupación Marrón de SUTEBA Morón.

«Desde hace años el gobierno provincial viene reforzando la presencia policial en las calles y aumentando su poder de fuego. El argumento es la lucha contra la inseguridad. Pero es la misma policía la que aparece involucrada en los delitos más sangrientos y la que aprieta a los jóvenes de las barriadas populares para que salgan a robar para ellos. En la zona Oeste tenemos el caso de Luciano Arruga, el joven que se negó a robar para ellos en Lomas del Mirador», dijo.

La docente agregó que «una vez más se cae a pedazos el discurso de Nuevo Encuentro que plantea democratizar está fuerza, muchos de nuestros alumnos son hostigados cotidianamente en los barrios más humildes del distrito o por portación de cara».

 

Cambios en la Policía

El ministro de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados, removió en las últimas ayer a 90 jefes de diferentes áreas de la Policía de la Provincia, incluido el flamante jefe de la distrital Morón. Fue a través de una resolución y como parte del «reacomodamiento de la fuerza», trascendió.

La reforma alcanza a jefes de la Policía Distrital (creada para municipios de más de 70 mil habitantes), Policía Comunal (menos de 70 mil habitantes), Comisarías, Departamentales y otras direcciones como Explosivos, Científica o Caballería.

Entre otros cambios, Granados removió a los jefes de los municipios de La Matanza (zona norte), La Plata (oeste), Lomas de Zamora (sur), Morón, San Pedro, Presidente Perón, Moreno, San Nicolás, Bahía Blanca, Pergamino y Chacabuco. Y desplazó a los titulares de la Policía BA 2 de San Martín, La Plata y Morón, al responsable de la custodia de funcionarios (ayer le habían robado el auto al custodio de la ministra de Economía).