El intendente se acercó a solidarizarse con un taxista asaltado y fue increpado por vecinos

Lucas Ghi concurrió a una reunión de seguridad y terminó increpado por el asalto a un taxista en El Palomar. El gobierno denunció operaciones ante un hecho que se magnificó, aunque la esposa de la víctima, que se encuentra bien, confirmó que «quisieron pegarle» al intendente.

Las versiones sobre el intento de “linchamiento” al jefe comunal repiqueteó en decenas de páginas web a partir de la agencia de Morón Sur EOL, que afirmó en una nota que Ghi tuvo “que ser acompañado por la policía, ya que muchos vecinos, indignados por la inseguridad que reina en el barrio, quisieron ‘lincharlo'», cuando se acercó al lugar donde golpearon a un taxista.

En el mismo artículo se señalaba que el trabajador había recibido un “culatazo” y luego un “disparo en el pecho”. En diálogo con Un Medio, la esposa de Jorge Omar González (60), aclaró lo sucedido: “Mi marido llegaba a la casa de un hombre para cobrar un viaje y lo asaltaron. Levantó las manos y le pegaron un culatazo en la cabeza. Con el golpe se disparó el arma, pero no impactó en él, no es cierto que lo balearon, como leí. Lo que pasó es que cayó al suelo con mucha sangre en la cabeza. Al final no le pudieron robar nada. Hoy está bien”.

De todas formas, la mujer confió que “como la ambulancia no llegaba el jefe de calle de la Policía, que lo conoce, lo llevó al Hospital Posadas para que lo atiendan”. A esa altura, el intendente se encontraba en una reunión del Foro de Seguridad de El Palomar. “Se había acercado por el asalto brutal que sufrió una pareja de ancianos”, explicaron en el municipio, pero negaron cualquier linchamiento. “No llegó a la violencia física”, describió el concejal del GEN Hugo Legramanti, guiado por los comentarios de allegados que fueron testigos del hecho.

“Cuando fui a ver a mi marido en un remís pasé por donde estaba el intendente. Después se acercó, pero los vecinos estaban enloquecidos y se armó. Le quisieron pegar”, confirmó la esposa del taxista. Una de las quejas era que el servicio del SAME no respondió. “Nunca llegó y eso que en casa solemos pedir ambulancia, pero una sola vez tardó más de 20 minutos”.

ver más en edicion impresa o PDF.

Foto: Marcha en Castelar Norte.