La marcha terminó con insultos hacia Ghi y el pedido de interpelación al secretario Martínez

Cerca de 500 vecinos se movilizaron en el atardecer del jueves último al palacio municipal de Morón para pedirle por una mejor seguridad a las distintas autoridades del Estado. Hubo insultos dirigidos directo al intendente, y entre otras cosas, se pidió una comisión de vecinos para «auditar».

Bajo la consigna “Basta de Inseguridad en Morón”, desde distintas redes sociales se había convocado a la reunión en la Plaza San Martín. La fecha y hora había sido dispuesta una semana antes, poco después del crimen de Sabrina Olmos, la chica que recibió un balazo en el patio de su escuela. Más allá de la ola de secuestros exprés y virtuales, entraderas y asaltos, era el primer homicidio en casi dos meses en el distrito. Se investiga si la bala que mató a la chica (una 9mm) era de uno de los agentes que participó en la persecusión y tiroteo por un robo automotor en Castelar.

Hace diez días también había habido una manifestación en el centro de Castelar, aunque con menos concurrencia. Acompañaron la marcha del jueves víctimas de casos resonantes como Karina Quinci; Nélida Arata y Alicia Angiono, por la organización MAFAVI, sumaron presencia y banderas.

Un vecino subió a las escalinatas del palacio municipal, donde aparentemente todavía estaba el jefe comunal, y leyó un duro comunicado en el que se propuso auditar a la Secretaria de Seguridad e interpelar en el Concejo Deliberante a su secretario, Juan Carlos Martínez. Uno de los convocantes era el director de la Red Somos Vecinos, Gonzalo Sánchez Rey, un joven politólogo radical egresado de la Universidad Torcuato Di Tella. «Hay que elegir entre traer a León Gieco a la plaza o invertir en seguridad, ahí se ve la capacidad de un buen político», declaró unos días antes.

«Nosotros lo que planteamos como grupo son iniciativas para terminar con la inseguridad por medio de un plan integral. Creo que la inseguridad se puede reducir, pero hay que invertir», sostuvo.

Eso quedó expresado en la plaza. «Nos reunimos por los constantes de robo y muerte en el partido y en el país. Nos une la tragedia y el desconcierto como también nuestro derecho a peticionar. Cansados de que tanto gobierno nacional, provincia y municipal nos ignore le pedimos al intendente que de una vez por todas arbitre los medios necesiarios para velar por nuestra seguridad», leía un vocero y generó los más enérgicos insultos contra Ghi. A unas cuadras, funcionarios de Provincia y sindicatos lanzaban la mesa distrital Scioli 2015, libres de reclamos.

«Durante muchos años le hemos pedido un plan de seguridad para llevar a cabo una vida sin temores. No tenemos fines políticos ni queremos generar violenta. Queremos combatir este flagelo que tanto nos preocupa. No es una simple sensación, sino una realidad en la que nos están robando la vida y la libertad. Queremos un plan efectivo que evada a la delincuencia, una Justicia independiente del poder politico y que aplique el CP haciendo cumplir las condenas en forma justa y sin privilegios», rezaban en el documento. Y concluyeron: «Proponemos descentralizar el 911 en el CPC Morón, reorganizar las cuadrículas, control de todas las cámara de seguridad y en comunicación directa con autoridad policías, como prevención y prueba contra el delito; identificación de patentes, medidas restrictivas de circulación de motos; que se destinen todos los fondos necesarios, comisión de vecinos para auditar la Secretaría y sesión en el HCD para la interpelación a Juan Carlos Martínez, debido a su mal desempeño en su función como secretario. Es hora de tener gente idónea en este momento tan crítico que estamos viviendo».