Lo matan de dos tiros cuando pintaba la reja

Un hombre fue asesinado en la puerta de su casa mientras pintaba las rejas, mientras su mujer y su hijo se encontraban adentro del domicilio, esta mañana, en una casa ubicada en la calle Gelpi (ex General José Clierment) al 900, de Ituzaingó Sur, a una cuadra del Concejo Deliberante.

El hombre de 42 años fue asesinado de un tiro en el pecho por tres hombres que lo atacaron cuando trabajaba en la puerta de su casa y los investigadores intentan determinar si se trató de un homicidio en ocasión de robo o si fue víctima de un ajuste de cuentas.

Fuentes policiales y judiciales informaron a la agencia estatal Télam que el hecho ocurrió alrededor de las 10 de esta mañana, cuando la víctima, de nombre Claudio hacía tareas de mantenimiento en el frente de su casa.

Según aseguraron las fuentes, Claudio estaba solo y con el portón de reja abierto cuando fue sorprendido por tres personas armadas que se movilizaban en una camioneta. Tras descender del rodado, los hombres lo abordaron y, en circunstancias que aún no fueron determinadas, lo balearon en el tórax y luego escaparon.

El disparo fue oído por vecinos de la zona y por una empleada doméstica de la víctima, quien trabajaba en la parte trasera de la vivienda y se acercó hasta el frente de la casa. La mujer encontró a su empleador malherido en el suelo y llamó de inmediato a la policía.

Poco después llegaron al lugar los efectivos de la comisaría 1ra. de Ituzaingó, quienes constataron la muerte de Claudio y entrevistaron a los testigos del caso, algunos de los cuales afirmaron haber visto a los tres atacantes en una camioneta.

El caso es investigado por personal de la Jefatura Departamental Morón y por la fiscal descentralizada 1 de Ituzaingó, Gabriela Millán, quien ya ordenó el análisis de las cámaras de seguridad instaladas en la zona por si alguna pudo captar elementos útiles para la investigación.

Una de las hipótesis de trabajo de los pesquisas es que un grupo de delincuentes que pasaba por el lugar observó que la víctima trabajaba con el portón abierto y pudieron querer aprovechar la oportunidad para robar.

Sin embargo, como constataron que no habían ingresado a la vivienda, que a Claudio no le habían robado nada y que tampoco había signos de que hubiera forcejeado con los ladrones para evitar que entraran a su casa, los investigadores no descartaban que el homicidio pudiera estar motivado por un ajuste de cuentas.