Comenzaron las pericias en la Morgue y buscan determinar cómo murió Luciano Arruga

Esta mañana en la Morgue Judicial comenzaron las primeras pericias sobre los restos del cuerpo de Luciano Arruga, exhumado el miércoles pasado del cementerio porteño de la Chacarita. Los peritos confirmaron que se trata de un joven de entre 16 y 17 años. Ahora, analizarán si las lesiones son compatibles con las del accidente del 31 de enero de 2009. Los resultados finales y definitivos sobre los huesos estarán dentro de 40 días.

El juez federal de Morón a cargo de la causa, Juan Pablo Salas, es quien ordenó las pericias en el marco de la investigación por desaparición forzada. Busca contar con más información sobre la muerte del chico en el Hospital Santojanni después de que lo atropellara un auto sobre General Paz.

Al adolescente de 16 años el forense José Ángel Patitó ya le había practicado una autopsia el 3 de febrero de 2009 que quedó registrada bajo el número 253/2009. En ese estudio el especialista contó los traumatismos que tenía en la cabeza, un brazo, el torso y los tobillos. Dijo que había muerto como consecuencia del accidente. Luciano no había podido ser identificado y fue enterrado como NN.

En la exhumación, además de Salas, participaron el fiscal federal de Morón Sebastián Basso junto a su secretario Santiago Moore; un perito del Cuerpo Médico Forense; expertos del Equipo Argentino de Antropoligía Forense, y los abogados representantes de la querella Juan Manuel Combi (APDH La Matanza) y Maximiliano Medina (CELS). También se sumó, a pedido de Basso, la reconocida perito Virginia Creimer, integrante de la Dirección de Apoyo Técnico a la Investigación Penal (DATIF) de la Procuración General de la Nación. Creimer, especialista en Medicina Legal y en clí­nica quirúrgica, colaborará en determinar si el cadáver presentaba lesiones previas al accidente de tránsito.

La médica intervino como perito en casos resonantes como el triple crimen de General Rodríguez, en el que estableció la secuencia de los homicidios de Sebastián Forza (34), Damián Ferrón (37) y Leopoldo Bina (35). También encabezó el equipo que descubrió que el joven Guillermo Garrido (24) habí­a sido asesinado en la comisarí­a de la localidad rionegrina de El Bolsón, cuando habí­an querido pasar el hecho por un suicidio. La forense además fue convocada en la causa por las torturas sufridas por Diego González en una seccional de la localidad bonaerense de Olavarrí­a.

Luciano tenía 16 años el 31 de enero de 2009, cuando fue visto por última vez y su familia denunció su desaparición. Después un primer momento su mamá y hermana dijeron que la policía bonaerense estaba detrás de la desaparición de Luciano. Tres meses antes el joven habí­a estado detenido en el destacamento de la localidad de Lomas del Mirador el 22 de septiembre de 2008, donde su hermana, Vanesa Orieta, escuchó que fue torturado. En principio, la causa por «averiguación de paradero» fue tramitada por las fiscales de La Matanza Roxana Castelli y Celia Cejas. En febrero de 2013 pasó al fuero federal de Morón como “desaparición forzada”.

El 17 de octubre, el titular del CELS, Horacio Verbitsky, y la familia de la ví­­ctima informaron que el cuerpo de Luciano estaba en el cementerio de la Chacarita como NN. Según explicaron, el joven fue atropellado a las 3.21 del 31 de enero de 2009 -tres horas después de ser visto por última vez-, en avenida General Paz y Emilio Castro, en el barrio porteño de Mataderos, cerca del destacamento policial investigado. El joven fue llevado por personal del Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME) al Hospital Santojanni, ya que el conductor dio aviso a la Policí­­a, y entre el horario del accidente y las 8 murió tras ser operado en el centro de salud. En la autopsia realizada por entonces, el médico José Patitó determinó que tenía traumatismos en la cabeza, el brazo izquierdo, el torso y los tobillos y que la causa de su muerte era un accidente.

Si bien la causa está en secreto de sumario, se conoció que el conductor del auto, que ahora tiene 26 años, declaró el martes pasado ante el juez de Morón Juan Pablo Salas y aportó «datos claves» para la investigación. Una de las dudas principales es por qué Luciano cruzaba a esa hora por la ví­­a rápida de la autopista cuando cerca habí­­a un puente y si apareció descalzo tras el accidente a raíz del impacto o por otra razón.

 

Fuente: Infojus