Cae en Merlo la «Banda del AK47», que afirman cometía secuestros exprés en zona oeste

Dos hombres fueron detenidos acusados de integrar la denominada «Banda del AK 47», que cometía secuestros extorsivos y robos en la modalidad «entradera» en la zona oeste del conurbano bonaerense.

Las detenciones fueron concretadas tras una investigación del fiscal federal de Morón, Sebastián Basso, en siete allanamientos realizados por detectives de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) Morón y efectivos del grupo táctico Halcón, en el partido bonaerense de Merlo.

En los allanamientos se secuestraron efectos personales de las víctimas y gran cantidad de armas, entre ellas, un fusil automático de fabricación rusa AK 47 calibre 22, que era característico de esta banda.

Fuentes judiciales indicaron a Télam que con estas detenciones ya son cuatro los imputados aprehendidos acusados de integrar esta banda, a la que la Justicia y la Policía le atribuyen al menos cinco secuestros extorsivos en los que pidieron y cobraron rescate por sus víctimas.

Al menos otros dos sospechosos que no pudieron ser localizados en los allanamientos continuaban aún prófugos, aunque están identificados en la causa.

Las fuentes indicaron que la «Banda del AK 47» es una de las que venía actuando en el denominado «Corredor del Oeste» y ahora se investiga si tiene vínculos con la «Banda de la Duster roja» y la «Banda de Pajarito», otras dos organizaciones delictivas que fueron desbaratadas en los últimos meses.

Un jefe policial explicó a Télam que «más allá de que las órdenes de detención surgieron por los secuestros extorsivos, esta misma banda también cometió varias entraderas en la zona oeste».

Incluso, la Policía investiga si es la que el 3 de octubre pasado, en la localidad de Castelar Sur, cometió el intento de «entradera» en la casa del oficial principal Sebastián Banegas (36) de la policía bonaerense, a quien tuvieron que amputarle una pierna porque recibió un disparo a la altura de la ingle que afectó la arteria femoral.

Los allanamientos, pedidos por el fiscal Basso, fueron ordenados por el juez federal de Morón Juan Pablo Salas y ahora los dos nuevos detenidos quedaron imputados por secuestro extorsivo agravado, delito que prevé una pena de 10 a 25 años de prisión.