Es ley el nuevo estatuto municipal, que establece paritarias y fija límites al empleo temporario

Tras años de espera y arduas negociaciones hasta lo último, finalmente la Legislatura bonaerense derogó la noventista ley 11.757 y sancionó una nueva norma que regulará de ahora en adelante la relación laboral entre los empleados municipales de la Provincia y las administraciones locales. La ley comenzará a regir dentro de 180 días luego de la promulgación del Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, quien en una reunión realizada ayer en el despacho del presidente de Senado dijo «celebrar la sanción de la ley de paritarias» al tiempo que adelantó que la «flamante ley será reglamentada a través de un acto público» que contará con la presencia de autoridades del Poder Ejecutivo, de ambas cámaras, trabajadores y dirigentes gremiales de la FeSiMuBo. La antigua ley estaba parcialmente declarada inconstitucional por la Suprema Corte, pero la liga de intendentes del PJ y la vieja federación municipal de Oscar Ruggiero presionó para meter todos los cambios posibles al proyecto original presentado por la FESIMUBO a través del diputado del FPV Hernán Doval, el cual tenía media sanción de la Cámara Baja. Pero no pudieron impedir que se reestablezcan las paritarias locales, que había sido impedida por la 11757, ley que también precarizó el empleo público municipal, utilizado por los intendentes para la planta política. Para sancionar la norma ambas cámaras funcionario hoy. Entre los cambios principales que se anunciaron en el Senado aparece el del tope del 20 por ciento de contratados del total del personal, junto a un plazo gradual para regularizar la situación de los mismos, que tendrá un máximo de 5 años. paritariasDesde temprano, trabajadores referenciados en Federación de Rubén Cholo García (foto), se concentraron en una ruidosa marcha hasta el centro de La Plata. Había un acuerdo con los presidentes de cámaras y el Gobernador de una promulgación automática, para evitar más conflictos y un vacío legal. No obstante, la Federación de Ruggiero había salido a decir el martes que había un «borrador» de ley que analizaría, lo cual sugería otro retraso. El proyecto se había postergado la semana pasada, porque se trataba el Presupuesto, pero llevaba años de espera y promesas nunca cumplidas. El Estatuto Municipal deroga la ley de 1996, respaldada entonces por bancadas y gremios duhaldistas, para crear convenios colectivos de trabajo municipales y establecer un piso de haberes no menor al salario mínimo vital y móvil en proporción a las seis horas de jornada laboral para el sector. En cuanto a la garantía para que los trabajadores municipales perciban ese sueldo mensual en los 135 distritos, se incorporó al proyecto una cláusula por la cual la el Gobierno provincial colaborará con los distritos que no tengan recursos para enfrentar la actualización salarial de sus empleados. En el Senado,  estuvo puesta la atención pues se especulaba con algún cambio de posición de los colectivos políticos con representación parlamentaria, pero no hubo sorpresa. Las bancadas del FpV-PJ, el FAUne, NE y UCyB votaron por la positiva, mientras que el FR por la negativa. Ishii, solicitó permiso para abstenerse en la votación. En el debate desarrollado en recinto se expusieron aspectos que se vinieron anticipando en la negociación. En ese sentido, el bloque del FpV-PJ resaltó el “absoluto respecto a la autonomía municipal” del proyecto, a través de su miembro informante y presidenta de la bancada Cristina Fioramonti. Desde el bloque del FR, el propio presidente de la bancada Jorge D’Onofrio se encargó de explicar la posición aclaró que “no visualizamos que se cumpla cabalmente con los preceptos establecidos en la Constitución Nacional en su artículo 123” y en ello fundamento su negativa a acompañar la normativa. No obstante el massista deslizó en su alocución que la bancada “coincide en algunas cuestiones” que se plantea en el proyecto aprobado, pero aclaró que en general el proyecto en consideración debiera actual de “forma supletoria” ante realidades no reguladas en forma local. Por su parte, desde el bloque del FAUnen, el senador Carlos Fernández adelantó el voto positivo de la bancada pero advirtió que es la “ley posible” y una “norma de transición” que surge de la “tensión de dos derechos”, la Autonomía Municipal y los derechos de los trabajadores consagrados en el artículo 14 bis de la constitución nacional. El legislador radical también se detuvo en la modificación impulsada por la bancada de establecer el máximo de 20 % de contratados en un plazo de 5 años, con ajustes anuales, y reclamó por la deuda de los convencionales bonaerense al no establecer en la reforma provincial la Autonomía Municipal, y responsabilizó al “pacto Duhalde-Rico”. El guante no lo recogió el bloque del FpV-PJ, sino que fue desde el FR que nació la respuesta a dos puntas. Por un lado, el ex diputado convencional y actual senador Baldomero Álvarez de Olivera que precisó que el régimen municipal no se modificó porque “la UCR no apoyó la reelección” del entonces Gobernador Eduardo Duhalde. Por el otro lado, salió el senador Roberto Costa a mocionar que “si estamos todos de acuerdo porque no aprobamos una reforma constitucional por enmienda y así se modifica el régimen municipal”. Por último, el senador Mario Ishii adelanto su abstención y detalló que la bancada que el conforma fue la única que elaboró un proyecto alternativo y que allí se planteaba un todo al presupuesto municipal de gasto en personal que no estaba comprendido en el proyecto que estaba a punto de ser votado. Llamó la atención que nada se dijo en el debate sobre el derecho de los trabajadores municipales al Salario Mínimo Vital y Móvil contemplado en la normativa aprobada con la aclaración de que “podrá ser adecuado a la jornada laboral fijada por el Municipio, a cuyos efectos se podrá constituir un Fondo Compensador Específico integrado por recursos municipales y/o provinciales y/u otras fuentes, para financiar diferencias salariales que pudieran resultar de la nómina de personal existente al momento de entrada en vigencia de la presente ley. La diferencia resultante y los casos a financiar serán establecidos por el Poder Ejecutivo provincial a instancias de la información requerida a estos efectos”.   Cerraron por el No rugieroPor la mañana, antes de la sesión, miembros del Consejo Directivo de la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la Provincia de Buenos Aires, encabezados por su Secretario Ruggiero y Adjunto Humberto Bertinat, mantuvieron una reunión con el presidente del bloque de Senadores Provinciales del Frente Renovador, Jorge D´Onofrio, con quien acordaron objeciones al proyecto que horas más tarde se convertiría en ley. “Desde hace tiempo venimos insistiendo ante funcionarios y legisladores para que se convoque a una mesa de diálogo con todos los sectores involucrados para que cada uno haga su aporte y tengamos una norma que realmente proteja los derechos de los municipales”, expuso Ruggiero, quien agregó que la iniciativa aprobada por Diputados, “no representa los intereses ni las necesidades de los trabajadores comunales”. Por su parte Jorge D´Onofrio coincidió en la necesidad de escuchar a todos los sectores. “Nosotros proponemos que cada uno de los involucrados haga su aporte y pedimos que se convoque a todos los sectores, pero solo se escucharon algunas partes”. El legislador consideró que unos 40 artículos del proyecto pueden ser objetados por su inconstitucionalidad, “En estas condiciones no vamos a acompañar la iniciativa, no porque no estemos a favor de un sistema de paritarias, pero si queremos una ley sustentable y que de la posibilidad a cada municipio para discutir de acuerdo a sus características y sobre todo debe ser una Ley marco”, subrayó Jorge D´Onofrio, horas antes del comienzo de la sesión en la Cámara Alta de la Provincia.]]>