Absolvieron a la pareja jujeña que era acusada de un homicidio en Castelar por una mochila

El Tribunal Oral en lo Criminal 5 de Morón absolvió a una pareja jujeña que estaba acusada de haber matado a balazos a un colectivero durante un robo cometido en una casa de Castelar en 2011. Los incriminaba una mochila que habrían olvidado en un remís. El fiscal del juicio solicitaba «prisión perpetua» para ambos.

El fallo benefició a Luz Marí­a de Rosario Gómez (30) y Diego Romero (33), quienes para el fiscal Marcelo Varona Quintián eran coautores de homicido y robo calificado. El Tribunal integrado por Carlos Enrique Thompson, Susana Leticia De Carlo y Angélica Parera dictó hoy “veredicto absolutorio”.

La causa se inició por el homicidio del colectivero Roberto Castillo, ocurrido en Castelar el 1º de octubre de 2011. Una mochila que la pareja había dejado olvidada en un remís en julio de ese año y que apareció en la escena del crimen, más el reconocimiento en rueda de personas de Romero, son las pruebas  que expuso el fiscal Marcelo Varona Quintian para pedir la cadena perpetua para la pareja, detenida durante el proceso.

Sobre la identificación en la rueda de personas, el propio Romero y el defensor Soares señalaron en el juicio que, previo a ese trámite, al imputado “le cortaron el pelo en la comisaría para que se pareciera al identikit del asesino”. Organismos de derechos humanos intervinieron de manera directa. En la sala estuvo la madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora Nora Cortiñas, que celebró un fallo que, advirtió, intuía antes de entrar.

En su momento, el Centro de Estudios Legales y Sociales presentó un amicus curiae (amigos del tribunal) ante la Justicia, por considerar que «nos encontramos frente a una causa armada, en el sentido de que se direccionó la investigación hacia los imputados sin prueba determinante».

El defensor Eduardo Soares, al comienzo del juicio, había pedido la nulidad de la investigación de primera instancia, impulsada por el fiscal Matías Rapazzo, que apeló la absolución que había dictado la jueza de Garantías de Morón Mónica López de Osornio. El caso llegó a su instancia oral y el fiscal del juicio, Marcelo Varona Quintian, mantuvo la acusación y pidió la prisión perpetua de la pareja por los delitos de “robo agravado por el uso de arma de fuego, portación ilegal de arma de guerra y homicidio criminis causae”.

En la sentencia se destacó que el fiscal “no pudo probar su responsabilidad en los delitos contra la propiedad, contra la seguridad pública y contra las personas que calificó como robo agravado por el uso de arma de fuego, portación de arma de guerra y homicidio criminis causa en concurso real entre si”.

“Gracias a Dios se hizo justicia, gracias a tantísima gente que hizo posible el acompañamiento, gracias a que nos hayan escuchado los jueces, que fueron sabios y vieron que era una equivocación que estuviéramos acusado de esto”, dijo Romero a tras escuchar el fallo.

El hombre manifestó que con esta acusación le “lastimaron el alma” y lo hicieron “sentir como lo peor”, pero destacó que con este caso “se puede concientizar de que se puede pedir la justicia”. Por su parte, Luz agradeció a todos los integrantes de organismos de Derechos Humanos que los acompañaron.

“Creo que mas allá de cual fuera la resolución, ya había quedado expuesto todo el mal trabajo que había hecho la fiscalía, que justamente hace eso con los sectores más humildes”, sostuvo la joven. “Nos arruinaron la vida desde el principio, pero tuvimos la fortaleza de levantarnos y hoy pelear por la la verdad”, agregó.

Por su parte, Eduardo Soares, abogado de la pareja, dijo estar “satisfecho y muy contento” por la absolución y señaló que “está claro que el tribunal evaluó que ninguna de las pruebas han sido consistentes como para una resolución condenatoria”. Cortiñas consideró que “con todas las evidencias y las pruebas (de inocencia) era imposible que el tribunal se equivocara” y que a los jóvenes los acusaron por ser “pobres”.

 

El crimen

El hecho que se les imputó fue cometido el 1 de octubre de 2011, cuando una pareja entró a robar a la casa de Mercedes del Valle Rí­os (69), ubicada en Bonifacio al 3800 de Castelar, con la excusa de que querí­a comprar ropa para niños que ella vendí­a.

Castillo, su esposo, estaba durmiendo la siesta, pero al advertir el asalto salió con un revólver, aunque antes de que disparara recibió tres tiros y murió en el acto.

Los ladrones escaparon, pero al llegar la Policí­a al lugar encontró una mochila dentro de la cual habí­a un certificado de vacunación de una hija de la pareja que fue juzgada. En diciembre de 2011, ambos fueron detenidos en su casa de la localidad de Villa Ballester y mientras Romero estuvo preso dos años, su mujer permaneció un año con arresto domiciliario sin poder verlo. La pareja siempre sostuvo que cuando ocurrió el crimen se encontraban en el shopping Soleil, en la localidad bonaerense de Boulogne, comprando ropa, y la mochila que apareció en la casa de Castillo la habí­an perdido meses antes en un remí­s.

Además, la joven contó que para entonces hací­a tres años que ellos habí­an llegado desde Ledesma, Jujuy, ella trabajaba en una fábrica de tinturas, su pareja en una metalúrgica y nunca habí­an estado en Castelar. En el marco de la causa, ya fue condenado a tres años y cuatro meses de prisión un remisero, quien fue acusado de haber participado del robo y de trasladar a la pareja en su auto y sostuvo que esta pareja no es la que él trasladó a la casa donde se cometió el robo y posterior homicidio.

Fuente: Telam