Diputada massista quiere pedir antecedes penales a los trabajadores de centros escolares

En medio del escándalo por las denuncias de abuso sexual en el Jardín Alberdi de Castelar, la diputada del Frente Renovador Mónica López confirmó ayer, de paso por Morón, que insistirá con un proyecto que obliga a buscar antecedentes penales de personas que trabajen con menores de edad.

La legisladora se presentó en el Salón Le Parc en el marco de un ciclo de charlas con los precandidatos a gobernador dentro del espacio massista y allí aprovechó para formantar su ley, que prevé investigar penalmente a «docentes, personal auxiliar y administrativos de establecimientos escolares».

En ese sentido, la legisladora aseguró que «si bien la Ley de Contrato de Trabajo prohíbe cualquier discriminación, creemos que en esta colisión de derechos debe primar el de la tranquilidad y seguridad de los chicos».

Al proyecto original, que fue desestimado el año pasado por el oficialismo, le agregará la instrumentación de exámenes psicofísicos regulares a docentes y personal de apoyo que se encuentren directamente vinculados al trato con niños en sus tareas cotidianas, según adelantó la propia López.

La iniciativa contempla que las instituciones públicas o privadas, previo a contratar a una persona para algún empleo que involucre una relación directa y habitual con niños, niñas y adolescentes, soliciten al Registro de Condenados por Delitos contra la Integridad Sexual, la información correspondiente del postulante.

«El caso reciente del no docente de Morón señalado como presunto autor de abuso a niños con los que trabajaba como cocinero y otros en los que con razón o injustamente se señalan a maestros como responsables, nos obliga a plantear una norma que genere tranquilidad sobre el estado mental de quienes interactúan con nuestros chicos y apartar de estos trabajos específicos a quienes hayan sido condenados en el pasado por delitos vinculados directamente a menores o por atentados al pudor», indicó la diputada. Y agregó: «si bien la información sobre los antecedentes penales o en el caso específico de delitos de índole sexual es privada, en estos casos se constituye como imprescindible para la toma de la decisión de contratar a quienes pasarán varias horas al día con niños y adolescentes».

Del acto en el Salón Le Parc participaron los concejales del FR, con Martín Marinucci a la cabeza. En la mesa principal también se sentó el gastronómico Domingo Bruno. Por el ciclo ya pasaron Felipe Solá y Darío Giustozzi. Cariglino y Posse fueron invitados «pero no respondieron», se informó.