Morón no la metió ni de penal y fue eliminado del Reducido; Giunta quiere echar a Damián

Deportivo Morón no pudo batir la valla de Tristán Suarez, en Ezeiza, y por penales quedó eliminado del torneo hexagonal que otorga una plaza más para ascender al Nacional B. Luego de aguantar los ’90 minutos el cero, el Morón pateó mal los penales y convirtió al ingresado Capogrosso en figura.

Sin Ákerman, con Gerardo Martínez con paperas el segundo tiempo, Morón mostró actitud en el primer tiempo, hilvanó alguna jugada, pero con el correr de los minutos se fue metiendo atrás.

El segundo fue casi todo del local, que si no llegó al gol fue porque Peratta atajó en la línea un disparo que antes había rebotado en el palo, tras una volea. Fue lo más claro de un partido trabado, feo, que sólo se podía definir desde los doce pasos. Antes del cierre, Caruso Lombardi metió al arco a Capogrosso por Beltramella. Y él atajó los tres penales que le patearon Peratta, González y Altobelli (dos al cuerpo a la derecha y otro igual, pero a la izquierda) y clasificó a los de Ezeiza a semis por 3 a 0.

Por la otra llave, Villa Dálmine, con el ex Morón Cérica que ingresó desde el banco, igualó 1 a 1 frente a Barracas Central en los 90 minutos pero lo eliminó por 4-2 en los tiros desde los 12 pasos. El violeta se cruzará con Estudiantes de Buenos Aires para conocer quién será el otro finalista del reducido.

Giunta, duro con Damián

El DT de Morón no puso excusas, pero disparó duro contra el goleador del club, Damián Ákerman,  de quien insinuó que «no siente» pelear «una final». «No pudimos tener al tipo que necesitábamos. Hace una semana y media me dijo que iba a estar… me duele porque los demás pusieron una voluntad bárbar. Le dije a los dirigentes de mi decisión, depende de ellos. Nosotros necesitábamos de los 11. Hoy jugaron Montero y Páez, por más que se hayan peleado por una pelotudez. El primer tiempo lo tuvimos y no pudimos. Pusieron el corazón. Los que se bajaron, se bajaron solos».

«Lo que teníamos lo pusimos en cancha. En los penales ellos pudieron cambiar al arquero. A veces se te da, esta vez pateamos mal. En los 90′ nos faltó un nueve que vive lesionado. Otros equipos tienen varios. Yo tengo uno y hace un mes que está lesionado. Le duele la pierna… hay que bancársela. Es el jugador más importante del club. Fijate si está en el vestuario. Eso dice todo», disparó Giunta, que dio a entender que si no se va Akerman él dejaría el club. «Me duele porque tiene que estar en el vestuario con los compañeros. Si sos capitán no podés no estar en la cancha», apuntó.

«Lo que quiero es que los jugadores defiendan la camiseta a muerte: Gerardo Martínez jugó con fiebre y paperas. Ya está, (Damián) te dejó en una final. Ya está. Dice que está lesionado. Tampoco le echo la culpa. Pero es la mejor carta que tengo y hoy no la tuve acá matándose», sostuvo el DT, piensa en lo que viene: «Ahora hay que entrenar hasta la primera semana de diciembre. Y después veremos con qué se va a contar el año que viene».

Akermán contestó por TyC Sports que no se va a ir porque «estuve doce años en el club y tengo contrato», y que sí «él puso las cartas sobre la mesa y dice que se va, se tendrá que ir». Aclaró que no jugó por tener los «gemelos cargados» tras su retorno a los entrenamientos y que tampoco le gusta ir a la cancha. «Apoyo cuando estoy para jugar, nunca voy a ver los partidos. Saben como soy y por eso recibí llamados de apoyo», indicó el goleador.