Volvieron los cortes de luz: también los reclamos y cortes de calles en Ituzaingó

Comenzó el calor y volvieron los cortes de luz. Con ellos también los reclamos. Ya hubo cortes de calle sobre Ratti, en Villa León, durante las noches. El reclamo se extendió a Edenor a través del Defensor del Pueblo, mientras que la comuna publicita las obras de extensión de nuevas redes.

Varios barrios de Ituzaingó sufren de nuevo interrupciones de hasta 12 horas diarias. Y hay demoras para reestablecer el servicio. Edenor había anunciado que la subestación de San Alberto estaría lista en mayo, a pesar de las quejas de su instalación. Ahora estaría operativa en marzo.

Cientos de vecinos reflejaron en las redes sociales y en llamados a la Defensoría del Pueblo de Ituzaingó la vuelta de los cortes. Mientras que
algunos advierten que las interrupciones del servicio fueron todo el año, en Twitter se pudieron ver fotos de los piquetes sobre Ratti, el miércoles 10.

La nueva subestación funciona a media máquina y lo que resta daría solución al déficit energético en el distrito. «Junto a la Nación completamos la primera etapa de cambio de las líneas de media y baja tensión, transformadores y ahora avanzamos con la segunda fase que incluyen 60 transformadores, 12 kilómetros de líneas y 500 postes. No estamos para nada conformes con Edenor y vamos a obligar a que tenga un brazo operativo sólo para Ituzaingó. Cada vez que hay un corte demoran mucho tiempo en arreglarlo y los vecinos se impacientan al punto que tenemos que articular con Policía o Gendarmería para cubrir a la cuadrícula de trabajadores», advirtió el secretario de Infraesctura municipal, Pablo Piana.

La bronca, claro, también es contra la comuna, que promete y no cumple. San Alberto y Villa León, dos barrios populosos, fueron el nicho electoral del PJ. Tienen una prisión, pero no cloacas, y además sufren los cortes de luz. En 2012, tras el tornado, estuvieron varias semanas sin agua.

Los problemas con el servicio de energía eléctrica varían según la zona de la comuna. En algunos barrios, por ejemplo, las interrupciones son efectivamente prolongadas pero en otras regiones los cortes son más breves y frecuentes a lo largo del día, no duran más que 5 minutos en total, especialmente en épocas de altas temperaturas.

«La corriente que está suministrando el prestador no es la correcta; hay artefactos que se deterioran», aseguró el defensor del Pueblo, Bruno Corbo.

«Conozco infinidades de casos, que me los han comentado. En uno de los barrios cerrados, recuerdo, se le cortaron los aires acondicionados a una señora, que nos vino a buscar, y logramos que le reintegraran los montos por las pérdidas, y le pagaron las refacciones», dijo el ex concejal del FPV.