La Cámara de Morón confirmó preventiva para los dos únicos detenidos por el caso Candela

La Cámara Penal de Morón confirmó ayer la prisión preventiva de los dos únicos detenidos por el crimen de Candela Sol Rodrí­guez, la niña de 11 años asesinada en 2011 en Villa Tesei. Hugo Bermúdez (54) y Leonardo Jara (35) están imputados de «privación ilegal de la libertad seguida de muerte».
Tras haber sido liberados en 2013, ambos volvieron a ser detenidos en el marco de esta causa en marzo último por orden del juez de Garantí­as de Morón Gustavo Robles, a pedido del fiscal de instrucción Mario Ferrario.

Luego, se les dictó la prisión preventiva y las defensas apelaron la decisión, la cual ahora fue confirmada.

Mientras tramitan estos incidentes, la causa fue elevada a juicio a mediados de año con Jara y Bermúdez y otros tres acusados a los que se le atribuyen distintos roles: Fabián Gómez (43), Néstor Altamirano (56) y Gladys Cabrera (43).

El debate todavía no tiene fecha de inicio, ya que los defensores se opusieron a la elevación a juicio e hicieron diversas presentaciones que aún se están resolviendo.

El fiscal le atribuyó a Jara haber realizado la llamada intimidatoria que la tí­a de la niña recibió el 28 de agosto, tres dí­­as antes del hallazgo del cadáver de Candela.

Respecto de Cabrera y Altamirano, Ferrario dio por probado que facilitaron la llave para el acceso a la casa ubicada en la calle Kiernan 992 de la localidad bonaerense de Villa Tesei, partido de Hurlingham, donde se sospecha que la niña estuvo cautiva antes de ser asesinada.

Respecto de Bermúdez, sindicado autor del crimen por el primer fiscal de la causa, Marcelo Tavolaro, Ferrario considera que por ahora reunió elementos para probar que facilitó el ingreso de Candela a la segunda casa donde estuvo antes de ser asesinada, en Cellini 4085, también en Villa Tesei.

Además, le atribuye haber participado de la quema de ropa y otras pertenencias de la niña en ese lugar, donde viví­a su suegra.

Por último, Ferrario consideró que Gómez realizó tareas de «inteligencia» en la puerta de la casa de Cabrera cuando Candela estuvo retenida allí­ contra su voluntad.

Candela (11) fue vista con vida por última vez el 22 de agosto de 2011, en Villa Tesei -donde residí­a-, cuando esperaba a unas amigas para ir a la reunión del grupo de boy scouts al que pertenecí­a, y nueve días después apareció asfixiada dentro de una bolsa, a 30 cuadras de su casa.

Como móvil del homicidio, el fiscal Ferrario señaló una venganza contra Alfredo Rodrí­­guez, padre de Candela, por parte de una banda de piratas del asfalto, una hipótesis que se manejó desde el comienzo de la causa.

Fuente: Online 911