Detienen a dos de los siete médicos acusados por mala praxis en la clínica Agüero de Morón

Siete médicos del Instituto Médico Ag[uero de Morón, dos de los cuales fueron detenidos y otros cuatro todavía se encontraban prófugos, fueron acusados del delito de «homicidio culposo» por la muerte de una mujer embarazada de ocho meses y medio, y del bebé que estaba a punto de nacer.
En tanto, un séptimo médico implicado por el mismo caso se ajustó a derecho y se presentó a declarar, por lo que su detención no fue requerida a la Policía.

Las detenciones fueron ordenadas por la fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Morón, Cecilia Corfield, y se motivan en la muerte de Mariela del Valle González y su bebé, ocurrida en mayo de 2013, tras ser asistida en el Instituto Médico Agüero.

La fiscal Corfield indicó que ordenó las detenciones porque varios de los médicos habían presentado direcciones falsas y uno de ellos «viajó al exterior, según informó la Dirección de Migraciones».

La funcionaria, en declaraciones al canal TN, señaló que el lunes pasado se produjo un allanamiento en la clínica y se comprobó que los médicos continuaban trabajando. Al sustentar la imputación por el delito de «homicidio culposo», que prevé una pena de seis meses a cinco años de prisión Corfield dijo que se basa en un informe pericial médico hecho en La Plata.

En el informe se determina que la vida de la mujer y el bebé se podrían haber salvado si «se hubiera diagnosticado a tiempo» el síndrome de Hellp, una afección que sufren las embarazadas en los últimos meses antes del parto.

El caso, según denunciaron familiares de González, quien tenía entonces 35 años, se inició el 19 de mayo cuando la mujer con ocho meses y medio de embarazo acudió a la guardia del Instituto Agüero aquejada de fuertes dolores en la espalda, pero los médicos le recetaron un calmante y la enviaron a la casa.

A los pocos días volvieron a la clínica y allí los obstetras notaron que su bebé estaba muerto. Después, los médicos le practicaron una cesárea y luego quedó internada en terapia intensiva, situación que terminó con su muerte.

La fiscal Corfield indicó que el lunes pasado se allanó la clínica involucrada y durante el procedimiento las autoridades «en ningún momento ocultaron información y colaboraron» con los agentes judiciales. La instructora sostuvo que la clínica podría tener responsabilidad civil, pero no estaría involucrada en el delito penal del que fueron imputados los médicos.