Víctimas de la Tragedia de Once piden Justicia para la «corrupción estatal y empresarial»

Familiares y amigos de víctimas de la Tragedia de Once volvieron a reclamar por Justicia y, a tres años del accidente, revalidaron críticas hacia el Gobierno. Este año se conocerá la sentencia por el juicio oral que tiene a dos ex secretarios de Transporte y a empresarios en el banquillo.

Los familiares realizaron el primer acto homenaje en el andén 1 de la concurrida estación Once donde hace tres años se produjo el incidente que causó la muerte de 51 personas y casi 700 heridos. En el andén, también se colocó una placa firmada por el papa Francisco a un grupo de madres de víctimas del accidente y se leyó un documento para reclamar el esclarecimiento del hecho y pedir justicia.

El actor Héctor Bidonde leyó un fuerte documento sobre las responsabilidades del Estado y el reclamo del esclarecimiento del caso pero a las 8:30 sus palabras fueron interrumpidas por la sirena que recordó el momento exacto en que se produjo la tragedia. “Todo lo que sucede este día resume eso, la perdida, el dolor”, dijo.

Paolo Menghini, el padre de una de las 51 víctimas de la tragedia de Once, acusó al Gobierno nacional por “abandonar” a las víctimas del accidente y eludir su “responsabilidad” ante le “daño inmedible” provocado, al cumplirse tres años del siniestro.

Además, salió al cruce del Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, al calificar como “crueldad” los dichos del funcionario quien el viernes relacionó a la tragedia con “gobiernos anteriores” que “no renovaron flota”.

“Desde que asumió (Néstor) Kirchner y la tragedia pasaron 9 años, casi 10. Entonces, ¿de qué estamos hablando? ¿Cómo se puede decir tan alegremente semejante cosa? Eso es un insulto a la capacidad de razonamiento de cualquier ciudadano porque ya no pasa por una cuestión de discurso adecuado al modelo de gobierno, eso es de una crueldad…”, se quejó.

El premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel; la titular de la Agrupación por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA (Apemia), Laura Ginsberg, y el dirigente Gustavo Vera, de la organización La Alameda, tuvieron presentes en el acto de Plaza de Mayo.

“Esto no pasó únicamente en Once a un grupo de familiares, sino que nos pasó a todos como nos pasan día a día las tragedias que golpean la vida del pueblo argentino”, dijo Pérez Esquivel tras el tradicional toque de sirena y la lectura de los nombres de cada uno de los fallecidos.

“Esta era una tragedia anunciada por falta de políticas públicas, pero los que hoy no están continúan presentes en la mesa, en la mente y en los corazones de nuestro pueblo, que continuará la lucha hasta conseguir sus objetivos”, apuntó.

Ginsberg dijo que “no se puede obtener justicia si los responsables políticos no están sentados en el banquillo de los acusados” y “si todos los archivos secretos están cerrados”.

Luego habló Vera. “Ya tenemos memoria, pero nos falta verdad y justicia”, manifestó y describió a sobrevivientes y familiares de víctimas como “gente sencilla y trabajadora”.

El acto, conducido por los periodistas Mónica Gutiérrez y Mario Massaccesi, culminó con la lectura de un documento de 20 páginas por parte de Paolo Menghini y María Luján Rey. “Por tercer año consecutivo estamos en esta plaza de todos en la que una vez más damos la espalda al refugio del poder político tras más de mil días de tristeza y dolor interminables”, dijeron.

 

Críticas

Más temprano, familiares ratificaron que la «corrupción estatal y empresarial» es la mayor responsable del siniestro del 22 de febrero de 2012. Paolo Menghini, padre de una de las víctimas, dijo que los familiares esperan «confiados» las sentencias por el juicio oral en el que están imputados el maquinista, empresarios del Grupo Cirigliano y exfuncionarios kirchneristas, entre ellos los exsecretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi.

En tanto, el fiscal Fernando Arrigo aseguró: «estamos probando las responsabilidades de cada uno de los imputados», y estimó que «si no pasa nada» a mitad de año se conocerá el veredicto. El funcionario judicial dijo que «algunas defensas buscan culpar al maquinista» Marcos Córdoba, e indicó que los testigos «hablaron de falla de funcionamiento y falta de mantenimiento» de las formaciones de la línea Sarmiento. En este sentido, Arrigo reveló que «había seis inspectores para 24 mil coches».

En declaraciones a radio América, Menghini expresó su deseo de que el exinterventor de la CNRT Antonio Eduardo Sícaro, quien afronta como imputado el juicio, empiece a «tirar para arriba» cuando le toque declarar ante el tribunal, sobre todo contra su «gran amigo Florencio Randazzo».

Asimismo, afirmó que el gobierno mantuvo o reforzó los vínculos con los procesados, al recordar que Randazzo, actual ministro del Interior y Transporte, «puso en funciones jerárquicas a los hijos de Sícaro yhabía nombrado asesor al propio Sícaro». Menghini insistió en cuestionar al juez de instrucción Claudio Bonadio por no procesar al ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

«De Vido era el jefe mayor del área de Transporte cuando no había ministerio, el jefe de Jaime y Schiavi, que sí sabía qué pasaba tenía que haber sido imputado y si no lo sabía también, por inútil. Esa es la palabra que se me ocurre para un funcionario para el cual le pasa por al lado semejante tejido de corrupción y no lo ve», afirmó.

A través de un spot en las redes sociales, los familiares convocaron a los actos del domingo en memoria de las víctimas y para «sostener el reclamo de justicia», además de recordar que «desde marzo de 2014 los procesados están siendo juzgados» y «2015 será el año de las sentencias».