Familiares, amigos y docentes de Diego Aljanati marcharon contra la Policía y el boliche Enjoy

Familiares, amigos y vecinos de Diego Aljanati realizaron una marcha el sábado hacia el boliche Enjoy de Parque Leloir para pedir Justicia por el chico que murió atropellado por un patrullero de la Policía de Ituzaingó en momentos en que se producían corridas en la calle y una plazoleta cercana.

La marcha fue acompañada por docentes, organismos de DD.HH., familiares y amigos del joven asesinado por la Policía metropolitana, Nehuen Rodríguez; y también familiares y amigos de Ismael Sosa, joven asesinado por la Policía de Córdoba el día que se realizaba el recital de grupo de rock La Renga. Se destaba la presencia de jóvenes compañeros de Diego de los distintos clubes donde jugaba a la pelota y de la escuela Nº 12 de Castelar.

La marcha pasó por la Comisaría de Las Cabañas, que se encotraba vallada y con un fuerte operativo policial, y culminó por donde empezó, nuevamente en el boliche, que estaba con sus puertas cerradas y fue con las leyendas en aerosol con el pedido de justicia, que luego fueron tapadas.

 

Testimonios

Belén y Florencia, compañeras de curso de Diego, declararon al periódico La Izquierda Diario: “Los responsables del la muerte de Dieguito es el patovica que lo golpeo y Enjoy por mantener ese tipo de seguridad. La Policía que terminó por asesinarlo, y el Estado por mantener a la policía asesina».

“Estamos acá pidiendo justicia para Dieguito y para todos los demás. Y para que esto siga siempre, todos los sábados, que se haga justicia por el futuro de nuestros hijos, yo tengo una hija y quiero que se haga justicia. Los responsables son los de Enjoy y la policía. La Policía Bonaerense es una basura, con todas las palabras”, declaró Rosa, amiga de la familia.

Lautaro, otro de los amigos, contó que «no es la primera vez que pasa» algo así en la puerta de Enjoy: «En el 2006 un patova le había pegado a un pibe de frente y se cayo desnucado, murió. Esto esta mal no pueden hacer esto. Los policías son unos tarados en vez de cuidarnos le pegan a los chiquititos».

Mariel, directora de la escuela donde asistía Diego, fue contundente: “Aca no se actuó como corresponde por parte de la policía. Es necesario actuar para que el caso no quede impune como lo vemos cotidianamente, porque la familia y nosotros necesitamos una respuesta. Vamos a apoyar a la familia para que se esclarezca y darles un poco de tranquilidad a pesar del dolor. Y continuó: “este tipo de accionar por parte de la policía no es la primera vez que lo vemos, siempre pasa, es cotidiano. No hay respuesta por parte del estado. Los chicos salen y no sabemos si vuelven y eso no puede suceder”.

Sandra, docente, agregó: “La responsabilidad es de todos, desde el boliche, los patovicas que discriminan permanentemente y maltratan a los adolescentes. Y la policía que no hace nada, acá se ensañan con los chicos. Esto es lo mismo que un arma (en referencia al patrullero), y es aberrante que lo único que hace la policía es separar a Basualdo».

Sobre el accionar de la policía bonaerense agregó: “es lo peor: transa, corrupta, violenta, lo peor. Espero que esto no quede en el olvido como otros tantos casos de violencia sobre la juventud”.

A lo largo del recorrido unas 900 personas acompañaron a la familia con canciones y pintadas contra la Policía y los encargados de seguridad del boliche. Los más jóvenes se encargaron de “escrachar” cada una de las paredes del boliche con la frase: “Los patovicas corren, los policías matan”.

Fuente: La Izquierda Diario