Se negó a declarar el conductor que dejó un muerto y otros tres heridos «graves» en Haedo

El conductor del auto que ayer atropelló y mató a un joven en Haedo e hirió a otros seis, cuatro de los cuales aún permanecen internados, se negó a declarar este lunes en el marco de la causa y permanecerá detenido, imputado por el delito de «homicidio simple con dolo eventual y lesiones graves».

Fuentes judiciales aseguraron que Diego Nicolás Cuevas, de 19 años, se negó a declarar ante el fiscal Alejandro Jons, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 4 de Morón, indicó Télam.

El pedido de detención formal de Cuevas fue confirmado por el juez de Garantías 4 de Morón, Alfredo Meade, quien hizo lugar a la acusación realizada por Jons.

Para el fiscal no existen dudas que Cuevas venía corriendo una picada con su auto Nissan Tiida color champagne. El fiscal recibió en las últimas horas los resultados de un peritaje realizado a las cámaras de seguridad del lugar que confirman sus sospechas respecto a la picada.

Por otra parte, el fiscal aguarda para las próximas horas el resultado de un análisis de sangre que se le practicó al detenido, con el objeto de determinar si había consumido o no bebidas alcohólicas momentos antes del hecho.

Al menos un testigo que declaró en el marco de la causa dijo al fiscal Jons que antes del accidente, el conductor había estado dentro de un boliche donde había consumido champagne, agregó la fuente judicial consultada.

Todo comenzó alrededor de las 7 de ayer, cuando el Nissan Tiida circulaba por Rivadavia y Maipú, en la localidad de Haedo, cuando se salió de la avenida y atropelló a un grupo de siete amigos, seis hombres y una mujer, que caminaba por la vereda de la mano contraria, junto al paredón que separa las vías del ferrocarril Sarmiento.

A raíz del impacto, Lautaro Juárez (16) cayó muerto en el lugar, al tiempo que los otros jóvenes resultaron heridos y quedaron tirados en el suelo, entre la vereda y la avenida, dijeron los informantes.

Mientras que el Nissan pegó contra el paredón y salió despedido hacia la calle, donde terminó atravesado de contramano, sin el paragolpes delantero que quedó tirado sobre el asfalto, y con daños en su costado izquierdo.

Fuentes policiales identificaron a los heridos como Adrian Welch (23), Cristian Vergara (26) y Daiana Vergara (20), y otros tres menores de edad, cuyos nombres se mantienen bajo reserva. El hecho ocurrió cerca de las 7 en Haedo Sur, a unas diez cuadras del cruce de Güemes y Defensa, donde Estefanía Domínguez (21) murió embestida en la Navidad de 2004 por el auto conducido por Cristian Aldao, condenado luego por ese caso.

El fiscal llevó varias causas de peso político desde que el sabbatellismo gobierna Morón. Fue fiscal de juicio contra el ex intendente Juan Carlos Rousselot por la trunca mudanza del Hospital Municipal a la Base de Morón Sur. Estuvo sindicado como uno de los funcionarios de confianza del influyente ex senador bonaerense Horacio Román (tío del actual concejal K Claudio Román). Luego llevó adelante la causa ñoquis en Ituzaingó, en 2003. Actuó contra difamadores anti sabbatellistas y detuvo a dos agentes municipales denunciados por la Oficina Anticorrupción en 2010.

 

Heridos

El director médico del Hospital Güemes, Marcelo Marmonti, aseguró esta mañana que tres jóvenes y una chica permanecían internados. «Dos de los internados fueron operados de urgencia ayer cuando llegaron al hospital por neurocirugía, por traumatismos encefalocraneanos. Uno de ellos, el más grave, con una fractura de cráneo, con aplastamiento, con hematoma subdural bilateral. El otro también con hematoma, pero sin fractura de cráneo», dijo.

«Están en coma farmacológico, además de neurológico», aclaró el director médico del centro asistencial. Mamonti explicó que uno de los dos jóvenes «permanece con tratamiento intensivo desde el punto de vista neurológico, controlándole sus presiones dentro del cerebro que han sido muy altas».

El director dijo que otro de los jóvenes allí internados padece un traumatismo de tórax. Agregó que los tres casos permanecen dentro de lo que llaman «peligro de vida», ya que sufrieron «traumatismos muy severos». Otros dos jóvenes atendidos en el Hospital Municipal de Morón presentan «lesiones moderadas» y «están fuera de peligro».

 

Relatos salvajes

picadas haedoAyer, el conductor del Nissan fue llevado junto a su acompañante a la comisaría 2da. de Haedo. La Policía aclaró que el auto chocado pertenece al padre del aprehendido, como en el filme «Relatos salvajes». Se secuestró el GPS para determinar a qué velocidad transitaba al momento del hecho.

Un remisero de nombre Esteban dijo que presenció el hecho y afirmó a la prensa que el Nissan corría una «picada» con un Volkswagen Bora «azul y blanco» que «iba a más de ciento cincuenta kilómetros por hora» y siguió su marcha hasta abandonar el lugar.

«Le dije a un Policía que el culpable era este (por Cuevas) porque corría una picada con un Bora», indicó el testigo, que precisó que el Nissan también iba «muy rápido».

Por su parte, un amigo de las víctimas contó que él caminaba unos diez metros más adelante que el resto cuando escuchó el impacto y al darse vuelta vio a a «todos tirados».

«Veníamos todos de bailar, de un cumpleaños, era la primera vez que (Juárez) salía con nosotros», recordó el muchacho y agregó que luego del impacto se acercó al conductor del Nissan y le reprochó: «¡¿Qué hiciste?!, ¡¿qué hiciste?!».

Por otro lado, los vecinos de la zona se acercaron al lugar del accidente y dijeron que las «picadas», no sólo de autos sino también de motos, son habituales allí. De hecho, los pisteros se citan por cuetnas de Facebook. El sábado subieron un post para reunir alimentos en la esquina de Gaona y Fasola.

«Hay picadas en Gaona también, siempre pasa, pero a veces le toca al peatón que es el más desprotegido porque cruza la calle tranquilo», indicó un hombre, a lo que el comisario Walter Iguiñez, titular de la Jefatura Departamental Morón, afirmó que «continuamente se realizan operativos tanto de la Policía como la municipalidad con personal de Tránsito» y que registran «mucha cantidad de infracciones labradas por ese estilo (alta velocidad)».

Esteban, un remisero que vio el episodio y que gracias a sus reflejos logró evitar chocar con el Nissan, contó a TN que un VW Bora azul lo cruzó a alta velocidad. Luego, el Nissan «subió a la vereda» e impactó a los jóvenes. Si bien se dijo que en ese auto sólo viajaba un acompañante junto al conductor, el remisero afirmó que «iban más de seis personas y se fueron».

Según su relato, el automóvil perdió el control sin que nadie lo impactara. Rápidamente, al ver la escena, paró y vio que «ninguno se movía». «Adentro del auto los chicos gritaban también porque tenían miedo», añadió. El conductor «estaba muy sereno. No se le veía ningún rasguño», dijo, y añadió que en la escena «estaba un policía».

Condolencias

Desde el Municipio expresaron hoy las «condolencias a los familiares de las víctimas del accidente » y se informó que el intendente, Lucas Ghi, se puso en contacto «para expresar el dolor por lo ocurrido y ponerse a su disposición».

Por otro lado, realizó un relevamiento de todas las cámaras existentes en la zona, propias y privadas, y el intendente tomó contacto con los titulares de la Fiscalía Nº 4 para poner a disposición de la Justicia las imágenes y el material probatorio para avanzar en el esclarecimiento del caso.

«Con respecto a la respuesta del sistema de emergencias municipal (SAME), el Municipio informa que recibió una llamada de la comisaría Morón 2° a las 7.06 hs. La primera ambulancia arribó al lugar a las 7.16 y la segunda ambulancia llegó a las 7.26hs. Ambos móviles trasladaron a los heridos graves al Instituto de Haedo. Lautaro Juárez ya se encontraba fallecido al momento de arribar la primera ambulancia», detalló.

«Posteriormente arribaron una tercera ambulancia a las 7.28 hs., una cuarta a las 7.31 hs. y la quinta a las 7.35 hs., quienes realizaron los traslados de los heridos con politraumatismos leves».

 

Fuente: Telam, Crónica, TN, Prensa Morón