El socialista Favio Martínez asegura que la prevención de la picadas en Morón es «pobre»

El concejal socialista Favio Martínez se solidarizó con las víctimas y familiares de la tragedia de Haedo y cuestionó las políticas de seguridad y control vehicular. Entre otras cosas, denunció que el oficialismo tiene cajoneado en el HCD un proyecto que proponía aumentar el control de las pciadas.

«Con este desgraciado hecho quedó en evidencia la irresponsabilidad de los conductores al volante y la ausencia general de controles por parte del estado a la hora de prevenir las picadas callejeras y sus consecuencias», comunicó el también presidente del PS de Morón. Y apuntó: «Hace un año presenté un proyecto de resolución (exp 73954/14) con el que se solicitaba al Departamento Ejecutivo incrementar y profundizar los controles para evitar las denominadas picadas de autos. El expediente, aprobado en el mes de mayo de 2014, duerme en la Secretaría de Transporte sin respuestas hasta el momento».

«El Municipio de Morón está incapacitado para controlar todas las arterias de entrada y salida del distrito; tampoco lo realizan las fuerzas provinciales ni nacionales. Es necesario abordar la conducta de todos, no solo de los jóvenes al volante; pero es urgente implementar controles toxicológicos y de alcohol en los horarios donde los chicos salen de los locales nocturnos (bares y boliches) en coordinación con los distritos vecinos en forma permanente», sostuvo.

Por otro lado, contó que «como resultado de un pedido vecinal se presentó también hace un año otro proyecto de resolución (74105/14)» que abordaba la conflictividad que genera en las noches y madrugadas de fines de semana el cambio de recorrido que hacen las líneas de colectivo, que no circulan por Avenida Rivadavia y lo hacen por las calles Alsina (Ramos Mejía) y Raspantti (Haedo) para no llevar a los jóvenes que salen de los locales.

«Esto genera un alto trastorno en las calles del barrio. Creemos impostergable darle prioridad a la prevención y conformación de un cuerpo profesional de policía de tránsito municipal, hoy a todas luces muy pobre en cantidad y calidad, pero fundamentalmente es necesario insistir y profundizar en la educación vial y en la convivencia entre todos los actores que forman parte del tránsito en la vía pública (peatones y conductores); sin un cambio profundo de paradigma en esta área todas las medidas terminarán siendo parches y soluciones espasmódicas», concluyó.