Trabajadores de Ecotrans denunciaron que la empresa no invierte conforme a sus subsidios

Trabajadores de la empresa de colectivos Ecotrans realizaron ayer un acto en la puerta de la terminal central, en Merlo, para cuestionar a la patronal. Lo hicieron a once años de una histórica marcha a Plaza de Mayo por el cierre de Transporte del OEste y el despido de más de mil empleados.

Fue en 2004 protagonizaron una huelga para impedir que la quebrada firma TdO  dejara a más de mil trabajadores en la calle. La empresa fue reflotada en base a subsidios pero cayendo en manos del Grupo Cirigliano. Hoy las queja son similares a las de una década atrás sobre el estado de la línea.

César Aguirre, delegado, planteó: “nosotros venimos denunciando sistemáticamente el vaciamiento de los Cirigliano que recibieron jugosos subsidios y no los vemos reflejados en el estado de las unidades, esto llegó a un punto en que hoy no podemos brindar un buen servicio a los usuarios de la zona oeste”.

En relación a la convocatoria de acreedores en Ecotrans el delegado agregó ”Transporte del Oeste hace once años también había ingresado en una convocatoria y tuvo el final que tuvo que fue la quiebra definitiva, hoy la situación es la misma, estamos en estado de alerta para que no vuelva a suceder”.

Del acto participaron delegaciones de las Comisiones Internas del INTA, Suteba Matanza, Sutna San Fernando, de la Bordo del Ferrocarril Sarmiento, entre otros. También estuvieron presentes, adhiriendo al acto, delegaciones del PTS, PO, IS y el N. Mas.

Tuvo un peso destacado en el acto la Comisión de Mujeres, que “nos decidimos a reorganizarnos el año pasado frente al vaciamiento de la empresa que recibe millones de subsidios y no los invierte». «Al señor Randazzo se le mandaron 6 cartas documento y hasta el día de hoy nunca hizo nada”, señalaron.

También hicieron referencia al aniversario del «Micrazo». «Este es un acto porque seguimos luchando, hoy se repite en el 2015 con Cirigliano que quiere desguazar la empresa, llevarse la plata de los subsidios y no invertir. Es la única empresa que hace recorridos en calle de tierra, no podemos dejar a los usuarios de los barrios más necesitados sin transporte. No queremos que la empresa sea intervenida, ni vaciada ni quebrada”.

Fuente: La Izquierda Diario