Doble homicidio: Murió uno de los jóvenes que estaban internados por la Tragedia de Haedo

La tragedia de Haedo tiene ahora dos víctimas fatales, luego de que falleciera anoche un primo de Lautaro Juárez, quien hasta el momento era el único que había perdido la vida en la intersección en Rivadavia, altura de Maipú, en Haedo, producto del impacto de un Nissan que corría una picada.

Por lo pronto, familiares organizan una nueva marcha a Tribunales de Morón. Así lo anunció esta mañana María Angélica Guaraz, la madre de Lautaro y tía de Emanuel Lastra, quien perdió la vida ayer tras haber permanecido internado en terapia intensiva desde el incidente.

«Yo ahora quiero que vengan todos los medios porque nosotros nos vamos a movilizar. Queremos presos a todos los que firmaron la libertad de este asesino. El juez es un tarado bárbaro, me enfrenta con timidez, con cara de infeliz, porque no se puede decir otra cosa», analizó.

«Desde que murió mi hijo, siempre vamos a tribunales y pedimos justicia por mi hijo y, ahora, más que nunca vamos a pedir pero ya no se cómo porque fuimos con paz y a esta Justicia no la entendemos», dijo Guaraz y, tras reclamar ser recibida por el secretario de Seguridad, Sergio Berni, añadió: «El jueves, a la mañana, estaremos en el Juzgado de Morón».

El pasado 5 de abril, un automóvil Nissan Tiida conducido a alta velocidad por Diego Cuevas (19) se cruzó de carril, se subió a la vereda y embistió a un grupo de jóvenes peatones contra el paredón de las vías del ferrocarril Sarmiento, cuando volvían de bailar. Juárez murió en el acto, mientras que otros cinco jóvenes, de entre 16 y 23 años, sufrieron heridas de distinta consideración. Tres permanecían en terapia intensiva y su estado era grave.

El conductor había sido imputado por el fiscal por «homicidio simple con dolo eventual y lesiones», pero fue excarcelado por el juez de garantías Alfredo Meade, quien cambió la carátula a «Homicidio culposo». Trascendió que Cuevas había consumido marihuana la noche anterior. No se pudo identificar el auto con el que corría, pero son varios los testigos que contaron su imprudencia y además fue seguido por cámaras de seguridad de la comuna.