Sostener a Massa presidente, o que compita en Provincia, la disyuntiva del Frente Renovador

El Frente Renovador se debate entre resistir las presiones externas o convencer a su líder, Sergio Massa, de cambiar la estrategia, para asegurar un triunfo en los distritos donde es gobierno, caso Hurlingham, San Martín y Merlo, o aspira a serlo, como en Ituzaingó, Morón e inclusive La Matanza.

Joaquim de la Torre motivaba a una veintena de intendentes del Frente Renovador que se reunieron anteayer en San Miguel: «¿Saben quién gana el scrum? El que pone la cabeza bien dura y aguanta la presión. Se te puede ir un win, pero lo termina ganando el que aguanta», arengó según testigos.

Sergio Massa, presente en el cónclave, le puso un plazo a ese pedido: «Aguantemos diez días más y se van a terminar de dar cuenta de que no nos bajamos».

El dato que publica hoy el diario La Nación es el mismo que informó a Un Medio un dirigente gremial de Morón. Lo que se presume es que la espuma de Mauricio Macri va a bajar y que, cuando midan quién tiene más chances en la oposición, Massa volvería a ser el elegido de cierto establishment. Pero esto es lo que dicen arriba. En el llano hay preocupación por las encuestas y las fugas, que juegan tan en contra de la puja electoral.

Tras la salida de Cariglino, una concejal admitió que, muy pragmático, el intendente de Malvinas se alejó de Massa por no convencerlo de bajar a la Provincia, como le aconsejan. Esto también lo reconoció una fuente del FR de Morón, quien cree conveniente luchar por la gobernación en tándem con el PRO, lo cual sería menos riesgoso que ir a una gran interna abierta, que por otra parte no convence para nada al jefe de gobierno porteño.

Las mismas encuestas avalarían esta teoría, ya que la oposición reúne más votos que la interna del FPV. En el massismo aseguran, por otro lado, que juega a favor de Massa un eventual balotaje con Scioli. El acuerdo con De la Sota es fundamental para esa estrategia que lo deja todavía en carrera.

Sin embargo, surgen pistas sobre la alianza apositora. «El PRO reclama que Massa deponga sus ambiciones presidenciales y baje a competir por la Provincia. A modo de camino intermedio, el diputapdo massista Francisco de Narváez (precandidato a gobernador) propuso que el PRO, la UCR, el Frente Renovador y otros partidos vayan una interna sólo en la la provincia de Buenos Aires, la madre de todas las batallas», publicó hoy Infobae.

Es en este distrito, que acumula casi el 40% de los votos de todo el país, el PRO encuentra los mayores problemas para crecer. «Macri está estancado y Vidal no mide nada», sostienen en el FR. Massa se habría mostrado de acuerdo con esa idea. «Proponemos que hagamos la interna al menos en la Provincia, que es donde nosotros más tenemos más para poner», sugirió Massa este viernes. Ahora la pelota está en cancha macrista.

Encuestas

Esta semana, Federico Aurelio, directo de Aresco y encuestador de Scioli, aseguró en el Programa Primer Plano, de Cablevision Oeste, que Daniel Scioli se impondría en las PASO de Morón y Hurlingham, y le otorgó un triunfo a los candidatos de Nuevo Encuentro y FPV en esos distritos. Según Aresco, Scioli mide casi lo mismo que Massa en Morón (21%), pero sumaría votos de Randazzo en octubre (8.8%), mientra que Macri corre de cerca (20). El sondeo le daba una ventaja holgada a Hernán Sabbatella sobre el massista Marinucci y el macrista Taglieaferro, quienes peleaban el segundo lugar con casi 20 puntos de intención de voto. En el massismo, en tanto, aseguran que Massa aventaja a Scioli por «4 puntos» en Morón y que todavía es fuerte en la primera y tercera sección, que son la que «tiene que recorrer y asegurar». Massa suspendió una visita que el martes pasado iba a hacer en Ituzaingó. Dicen que fue por problemas de «agenda» y también porque hubo una pelea entre dos de sus pre candidatos (Acuña y Rocha), surgida a raíz de la visita de De Narváez, que se mostró con el hijo del gremialista sin cursar invitación a los demás.