La Policía detuvo a profesor que estaba prófugo por abuso de menores en jardines de Morón

La Policía Bonaerense detuvo el viernes en Castelar al profesor de educación física Mariano Volta, quien estaba prófugo desde hacía un año y medio, cuando la Justicia dictó su detención por la violación de siete niñas y un niño de 3 años que eran sus alumnos en escuelas de Haedo y Morón.

Según relató Carlos Pousa Bogado, abogado de las familias de las víctimas, Volta “estaba en un complejo de dúplex en Castelar. Un lugar con rejas y cámaras de seguridad. Cuando los oficiales de Investigaciones de la Policía allanaron el sitio, encontraron a Volta en el techo y este quiso hacerse pasar por un obrero”.

Los repudiables episodios comenzaron en 2013, cuando una mamá llevó a su hija al pediatra, que detectó señales de abuso en la nena, por lo que se inició una causa judicial, y se alertó a los tres colegios donde ejercía Volta. A partir de aquel momento comprobaron, mediante pericias judiciales, que otras seis nenas y un nene también habrían sido abusados. Al mismo tiempo, está en proceso de investigación el supuesto abuso de tres niños más.

El docente está acusado de ocho casos de abuso sexual, en su mayoría nenas de 3 y 4 años, en el jardín de infantes Guillermo Brown de Haedo y otros tres casos en la escuela 914 de Morón. En las denuncias constan los relatos que las niñas hicieron a sus padres, en los que se detallan juegos que el profesor les hacía realizar y términos que este les decía, como «putita» o «zorrita», palabras que no son propias de la edad de las nenas.

Las denuncias no comenzaron a movilizarse sino después de una serie de marcha de los padres. Cuando se pidió la captura el profesor ya estaba prófugo de la Justicia. Un año y medio después fue sorprendido en su propia casa. La acusación contra Volta es por “Abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y las circunstancias de su realización, agravado por resultar un grave daño en la salud mental de las víctimas y por ser cometido por el encargado de su educación, en concurso ideal con corrupción de menores doblemente agravada por ser las víctimas menores de edad”.

La causa está a cargo del juez Gustavo Robles, de Garantías 3 de Morón, y actúa la fiscal N° 4, Valeria Courtade.

El abogado Bogado explicó que “hubo un trabajo muy bueno de la policía, porque, al parecer, este hombre cambiaba todo el tiempo el chip de su teléfono, pero lograron grabarlo y, lo más importante, encontrarlo”.