Otro festival cultural, con custodia policial

El sábado pasado la Policía intentó impedir el desarrollo del festival «Kichari Rock», organizado por  el centro comunitario Kichari Huasi en el predio de la estación de Hurlingham del FFCC San Martín. El show se realizó pero hubo «intervenciones» frente al local de Pedro de Mendoza 1131.

«La primera intervención se efectuó alrededor de las 23hs cuando tres jóvenes que estaban por ingresar en nuestra casa cultural para participar de un evento, y que venían de disfrutar del mencionado festival, fueron detenidos por efectivos policiales del CPC. Desde el primer momento los efectivos buscaron alejarnos de la situación negándose a identificarse y a dialogar con nosotros. La situación, de exagerada magnitud, ya que contó con la presencia de cuatro patrulleros, estuvo plagada de frases amenazantes y abusivas por parte de uniformados, quienes al ver que no podían encontrar ninguna excusa para detener a los jóvenes terminaron liberando a los mismos», comunicaron los organizadores este lunes.

El comunicado describa una «segunda intervención de los efectivos del CPC», que «se realizó tan sólo 5 minutos después cuando tres nuevos patrulleros llegaron» con seis efectivos entre quienes se encontraba el jefe de calle de la comisaría 2da de Villa Tesei. El oficial «actuando fuera de su jurisdicción, exigió los papeles del conductor de la traffic con la que el Kichari Huasi realizo parte del transporte de los elementos para el festival».

«Cabe aclarar que durante las amenazas de desalojo del Kichari Rock el mismo conductor fue víctima de un intento de extorsión por parte de la Policía y del Municipio al retenerle la documentación del auto. El jefe de calle y los efectivos en todo momento se mostraron prepotentes, amenazando con llevarnos a la comisaría para identificarnos. Finalmente se retiraron luego de no encontrar ningún otro motivo par permanecer allí».

«Entendemos que estos dos hechos no son aislados y han sido pensados y ejecutados con toda la intención de que sucedieran en frente de nuestra casa cultural en un claro intento de generar un mensaje de miedo e intimidación hacia La Rotonda Cultual. Hacemos responsable de lo sucedido tanto a las autoridades policiales del CPC y de la Comisaría 1ra y 2da de Hurlingham como al intendente del municipio Luís Emilio Acuña», se comunicó.

Por su parte, el concejal socialista Lautaro Aragón, quien se hizo presente en el predio afirmó: “Una vez mas, Hurlingham ve como su intendente se cree dueño del espacio público y con derecho a censurar las expresiones culturales usando la policía para perseguir, en este caso, a movimientos sociales en vez de garantizar la seguridad de los ciudadanos. Es un vergüenza y una práctica totalmente repudiable. Prefieren las plazas vacías y la cultura entre cuatro paredes”