En un juicio abreviado, pactaron condena a 15 años de prisión para «El loco del Mini Cooper»

Gastón Alejandro Carlesi pactó en un juicio abreviado la pena de 15 prisión por haber asesinado de un disparo a un joven por una discusión de tránsito ocurrida a fines de diciembre pasado en Villa Tesei. Las cámaras del municipio de Hurlingham sobre avenida Vergara fueron clave en la investigación.

El acuerdo firmado el viernes supone que que el imputado (34) se hace cargo del homicidio de Nicolás Alejandro Gómez (22) y deberá ser homologado ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Morón. La definición causó el rechazo de la familia de la víctima y del abogado que la representa y actúa en el expediente como representante del particular damnificado, Gabriel Bertoloto.

«Una causa como esta no puede terminar con un juicio abreviado. Estamos lejos de la venganza pero con acuerdos como este parece que volvemos a la época de los trueques. Con esa pena este crimen queda impune», dijo Bertolo en declaraciones a Télam.

El letrado explicó que tanto él como la familia de Gómez se enteraron de esto el miércoles pasado, cuando fueron al TOC 1 de Morón a una audiencia preliminar del juicio oral y les informaron que no habría debate porque el Ministerio Público Fiscal había acordado una pena de 15 años en un juicio abreviado.

El pacto fue acordado entre el fiscal del juicio, Adrián Flores y la defensora oficial María Sandra Rolón, mientras que quien lo homologará el lunes por el TOC 1 de Morón es la jueza Mariana Maldonado, según informó el abogado de la familia de la víctima.

«La fiscalía consideró que 15 años es una pena suficiente para Carlesi, y nosotros creemos que se quedaron muy cortos. En un eventual juicio íbamos a pedir al menos 30 años de cárcel por el concurso de delitos», señaló Bertoloto.

El abogado también recordó que Carlesi «es reincidente», ya que tiene «condenas previas por tenencia de arma y robo agravado» y afirmó que debería considerarse como un agravante que «cometió el crimen de Nicolás con su hija menor de edad sentada al lado suyo».

La madre de Gómez, Judith Melián, dijo en C5N que “en este país no hay justicia” y contó que el próximo domingo su hijo “estaría cumpliendo 23 años” pero ahora “no está”.

“Todos los días de mi vida lloro la muerte de mi hijo. Me duele el alma y este tipo va a estar preso, pero está vivo. Es una mala persona, no le importó nada . Y mi nieta no tiene a su padre”, agregó Judith.

Por su parte, la viuda de Gómez, Florencia Gil, aseguró sentir “bronca, injusticia y dolor” y afirmó que “no puede ser que 15 años valga la vida de Nicolás”.

“Nos arruinó a todos. Mi hija no tiene papá, tiene dos años y cuando quiere darle un beso a su papá, le da un beso a una foto o mira las estrellas”, relató la mujer.

El hecho ocurrió en la última Navidad, a las 7.50 del 25 diciembre del año pasado, sobre la avenida Gobernador Vergara y Pedro Díaz, de la mencionada localidad del oeste del conurbano, por donde la víctima, Gómez, iba conduciendo un viejo Ford Falcon color marrón patente THN 417 con tres amigos con los que había ido a comer a una panchería de la zona.

Los ocupantes del Falcon tuvieron un altercado de tránsito con el conductor de un Mini Cooper color gris plata y con techo blanco, patente EKU 342, que en ese momento era conducido por Carlesi, amigo de su propietario.

De acuerdo a lo que pudo reconstruir la Justicia, hubo un par de bocinazos y desde el Falcon a uno de los ocupantes se le cayó una gaseosa, lo que enfureció a Carlesi, quien en ese momento se puso a la par del vehículo por el lado derecho, extendió su brazo con un revólver calibre 38 y disparó.

Gómez, quien conducía el Falcon, recibió un balazo en el tórax y los tres amigos que lo acompañaban, de 21, 24 y 28 años, salieron ilesos.

Uno de los amigos condujo el Falcon hasta el Hospital de Hurlighman, aunque, pese a que se le practicaron maniobras de resucitación, Goméz falleció.

Las cámaras del municipio de Hurlingham sobre la avenida Vergara fueron clave en la investigación, ya que toda la secuencia quedó filmada y con los videos se pudo identificar el auto en el que circulaba el agresor y detenerlo.

Con los videos también quedó probado que al momento en el que se produjo el incidente y el homicidio, «El Loco del Mini Cooper» llevaba a su pequeña hija de cuatro años en el asiento del acompañante. El arma utilizada, un revólver calibre 38, nunca pudo ser secuestrada en la causa.

Además, se inició una investigación paralela, ya que las cámaras de Hurlingham grabaron el momento en el que tres policías entran al Mini Cooper secuestrado a Carlesi cuando estaba estacionado frente a la comisaría de Villa Tesei y sacan un paquete u objeto que nunca pudo ser identificado.