Estudiantes del Esclavas del Sagrado Corazón denuncian ola de robos a la salida del colegio

Estudiantes del Colegio Sagrado Corazón de Jesús de Ituzaingó denuncian una ola delictiva cercana al establecimiento ubicado en 2da.rivadavia 22401. Las víctimas revelaron que habitualmente son asaltados en las paradas de colectivos por motochorros. Pedidos al municipio.

Además de los asaltos corrientes, una adolescente denunció haber sido abusada. No solo sufrió la pérdida de su teléfono celular y su dinero, objetos preferentemente escogidos por los malvivientes, sino también que fue manoseada en sus partes íntimas por los agresores.

Por lo tanto, un grupo de padres encabezó una iniciativa junto a las autoridades escolares exigiendo a la Municipalidad mayor presencia policial en la zona, pero hasta el momento no han tenido respuesta.

Una emblemática entidad educativa como el Colegio Sagrado Corazón de Jesús, situada en Rivadavia al 22400, de Ituzaingó, pasa por estas horas una situación apremiante para su propia comunidad escolar. Puesto que padres y autoridades se han visto obligados a mantener reuniones periódicas para tomar cartas en un asunto que se ha hecho cosa de todos los días pero en forma más agravante.

“Lo peor de todo es que los robos a los chicos se ha naturalizado”, señaló Laura, al ser consultada por Crónicarespecto a la sucesión de asaltos, durante la franja horaria comprendida entre las 14 y las 16, en el ingreso y egreso de los estudiantes de las clases de educación física. Justamente en un momento del día en el cual el tránsito de peones y vehículos no es tan frecuente, según señalan los vecinos y los miembros de la comunidad del establecimiento educativo.

Al respecto, Facundo, quien cursa el tercer año del nivel secundario, reconoció: “A una amiga la encerraron en la puerta, en el momento en que salía del colegio. Le colocaron un arma en la espalda, la hicieron caminar unos metros y cuando se aseguraron que no había nadie que pudiera verlos les sacaron todo lo que tenía”.

El adolescente da cuenta de una modalidad que desde hace al menos dos años se propaga en los alrededores del complejo, principalmente sobre la calle Pérez Quintana, por la cual caminan los alumnos rumbo a la parada de colectivos de la empresa La Perlita.

Aprovechando la poca frecuencia del transporte y reflejando un trabajo de inteligencia previa, los asaltantes ya tienen conocimiento del tiempo de espera y es entonces que atacan a sus presas. En este sentido, Facundo agregó: “Casi siempre vienen en moto, tres o cuatro tipos, dos de ellos bajan de golpe, sacan un revólver y te apuntan. Te empujan contra la pared y te dicen “dame todo, dame todo o te quemo”. No te dejan otra alternativa que entregarles lo que tenés encima”.

Las víctimas hacen referencia a una moto de color roja, aunque no pueden asegurar que los delincuentes siempre sean los mismos, razón por la cual los padres dijeron basta y decidieron actuar juntamente con la dirección escolar a fin de decidir los pasos a seguir en busca de soluciones.

En consecuencia realizaron un petitorio, complementado con una junta de firmas, en el que solicitaban mayor presencia policial, entre otras medidas de seguridad, a las autoridades municipales. Sin embargo, hasta el mediodía de ayer no habían recibido respuesta alguna y los dos efectivos policiales que custodiaban el complejo del Sagrado Corazón realizaban una jornada adicional a sus tareas, cuyo costo afrontaba el propio colegio.

Fuente: Crónica