Con el «huevomóvil», Ceballos dijo representar «una opción distinta a Macri, Scioli y Massa»

El precandidato a gobernador de Libres del Sur Jorge Ceballos inauguraró ayer en Hurlingham las primeras “500 casas Stolbizer Presidenta”, para que «los bonaerenses sepan que el 9 de agosto tienen una opción distinta para elegir que las opciones de derecha que expresan Macri, Scioli y Massa”.

Ceballos  lleva lista propia en la interna provincial de Progresistas. En Hurlingham, donde Libres lidera lista única, visitó a militantes en el “huevomóvil”, un tráiler que recorre los barrios del Conurbano. Luego, en William Morris, inauguró una de las 500 casas que promueve a «Stolbizer Presidenta».

Allí charló con vecinos acerca de sus propuestas para la provincia y escuchó las problemáticas del barrio. Ceballos señaló que “queremos llegar con nuestras propuestas a todos los bonaereses, por eso son muchos los vecinos que abrirán mañana las puertas de sus casas para generar espacios no sólo de difusión de la candidatura de Margarita, sino también espacios de debate, para recibir propuestas y generar proyectos para la comunidad y que la política, realmente, esté más cerca de la gente”.

Ayer, en tanto, Stolbizer apelaba la decisión de la Sala I de la Cámara Federal porteña, que apartó al juez Claudio Bonadío de la investigación sobre Hotesur, la empresa que maneja los hoteles de la familia presidencial en el sur. La presentación fue realizada hoy, pero recién se estudiará en agosto, ya que la líder del GEN no solicitó habilitar la feria judicial que comienza el lunes y pone en receso a los tribunales durante dos semanas.

Decepcionado

“Me ha decepcionado mucho Martín Sabbatella. Pero especialmente decepcionó a todos los que creyeron en él como un dirigente joven que emergía con una conducta y una ética bien diferenciadas de lo que son los barones del Conurbano. Desde hace un tiempo, justifica lo injustificable del Gobierno, y con una candidatura acompañando a alguien como Aníbal Fernández, colmó la traición a aquellas banderas que alguna vez enarboló”, afirmó Ceballos.

Durante una actividad junto a su candidata a intendente Mónica López, y el primer candidato a concejal, Fabio Núñez, Ceballos acentuó las diferencias con el ex intendente de Morón y antiguo aliado. “Aníbal Fernández es el mismo que fue procesado por malversación de fondos cuando fue intendente de Quilmes, que estuvo prófugo de la Justicia. Ministro de (Eduardo) Duhalde cuando la represión en Puente Pueyrredón y los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. Quien se burla de los pobres comparándonos con Alemania y siempre estuvo vinculado a lo peor de la política. A eso se asoció Martín Sabbatella. Para los bonaerenses sería muy duro tener un gobernador como Aníbal Fernández”, disparó.

La herencia de Scioli

Respecto al panorama que le aguarda al próximo mandatario bonaerense, Ceballos afirmó que recibirá “una Provincia que tiene a su Policía infectada del narcotráfico». «En San Nicolás detuvieron a toda la plana mayor por estar vinculados al narcotráfico en gran escala. Hace poco aquí en Hurlingham una mujer policía denunció a sus camaradas porque amparaban a los delincuentes y pidió protección para no aparecer en una zanja», dijo.

«Hace un mes, el responsable de Drogas de San Martín fue acusado de proteger a los narcos y de destino poco claro de la sustancia que se secuestraba. En Virrey del Pino, el año pasado, en la misma área, su jefe fue detenido por unas escuchas donde aparecen conversaciones suyas con un narco en donde le pedía dinero para protegerlo. Y son sólo datos que aparecen de memoria y datos que aparecen apenas como ejemplos. Este gobierno nos deja una fuerza policial con más efectivos, pero con más vínculos con el delito”. También apuntó que “Scioli nos deja una provincia con sus rutas destruidas. 2300 personas mueren por año en las rutas de la provincia. Una provincia con la educación pública totalmente deteriorada, con una transferencia de la matrícula de la escuela pública hacia la privada y con un contenido educativo de baja calidad”.

“La peor calificación de Scioli la dieron hombres del propio kirchnerismo. Ni siquiera uno fue tan duro con él como, por ejemplo, (Florencio) Randazzo. Cuando disputaban la interna, dijo cosas terribles, muy duras. Pero todo aquel espectro kirchnerista que apoyaba al ministro en sus críticas ahora se cuelga de los pantalones de Scioli”, concluyó.