Marcha a Tribunales de Morón: Mujer que fue quemada por su marido perdió hasta el trabajo

Esta mañana amigos, familiares y organizaciones marcharán a los Tribunales de Morón para pedir la detención del ex marido de Karina Abregú, quien la prendió fuego con alcohol luego de una golpiza, en 2013. El hombre estuvo preso solamente 33 días y recuperó su trabajo. La mujer no.

«Cuando Karina dejó la internación la empresa Intermedics Sudamericana SRL, en la cual trabajo casi 20 años, la notificó de su despido, pero quien continúa trabajando allí es (Gustavo) Albornoz el femicida. El caso de Karina, encarna al de cientos de mujeres de la Provincia, que se encuentran sin justicia, sin asistencia legal, médica y psicologica. Es necesario, que además del reclamo de las licencias por violencia de género, incorporemos un subsidio económico para las mujeres en situación de violencia que no tengan trabajo», sostuvo la precandidata a concejal del PO Jimena Lettieri.

La marcha y movilización, que tomo impulso en las últimas horas en las redes sociales, tendrá lugar  en el ingreso de los Tribunales de Morón, en calle Colón 151, a partir de las 10.

El primero de enero de 2013 a Karina Abregú su marido Gustavo Albornoz la golpeó y tras rociarla con alcohol le prendió fuego. Karina logró apagar las llamas de su cuerpo arrojándose a la pileta de natación de su casa salvando milagrosamente la vida. Fue internada y soportó varios paros cardíacos y desde entonces se sometió a una larguísima cadena de operaciones. Al mismo tiempo, se quedó sin trabajo y obra social.

El agresor sólo estuvo preso 33 días, por lo que esta sobreviviente de violencia de género encabezará la marcha el próximo lunes para pedir justicia. «Tenemos que comprometernos de verdad para erradicar la violencia de género. Mi ex marido estuvo a punto de matarme, yo estoy viva de casualidad. Me golpeó con piñas y patadas, me tiró alcohol y me prendió fuego. Pude zafarme y tirarme a una pileta, que tenía agua porque era verano. Caso contrario, me moría ahí mismo. Y la justicia lo mantiene libre, y me puede matar cuando se le ocurra. De hecho, tiene otra causa por amenazas de muerte», dijo Karina.

Desde hace unos meses, Karina y su hermana Carolina comenzaron a visibilizar el intento de femicidio de la mujer, que resultó con gran parte de su cuerpo afectado por quemaduras gravísimas, y de esa manera hacer foco en lo injusto de la libertad del agresor, que llegará al juicio oral con ese polémico beneficio excarcelatorio.

Al frente del reclamo estará la propia Karina, acompañada de su familia, allegados y otras víctimas de violencia de género. «Ojalá nos acompañe mucha gente, porque tenemos que estar juntas para enfrentar este flagelo de la violencia. Vamos a pedirle a la justicia que haga su trabajo y que las víctimas deben estar protegidas. En mi caso, voy a reclamar que hay un femicida suelto, y no lo podemos permitir», señaló Abregú.

Antes de resultar atacada con golpes y fuego, Karina había realizado una docena de denuncias por violencia, que fueron ignoradas. Tras la agresión, la mujer permaneció internada durante cinco meses y soportó varios paros cardíacos.

Las operaciones fueron continuadas, y en medio del proceso de recuperación la víctima fue echada de su trabajo por inasistencias, lo que derivó en su expulsión de la clínica porque carecía de obra social.

La lucha de Karina no es sólo por sobreponerse al ataque femicida o vivir con miedo porque el agresor la amenaza de muerte cada vez que tiene oportunidad, sino también para conseguir atención médica y obtener recursos para la subsistencia básica, como conseguir alimentos o pagar las cuentas de los servicios.

«Yo quiero ser la Karina de antes del primero de enero de 2013. Vivía para mis hijos, mi familia. Ahora me tengo que cuidar cuando salgo a la calle, tengo miedo. Y la Justicia que mantiene libre al hombre que me quiso matar, como si nada hubiera pasado», cerró Karina.