El HCD Morón repudió los hechos de violencia y exigió una «reforma del sistema electoral»

El Concejo Deliberante de Morón aprobó por unanimidad dos proyectos de repudio sobre las irregularidades en las elecciones en Tucumán y el crimen del militante jujeño, en un tratamiento sobre tablas que generó debate puertas adentro y que se distanció del discurso oficial de la Casa Rosada.

Los proyectos fueron aprobados, sin que medie debate alguno, en el cierre de la sesión ordinaria del jueves pasado. Había sido discutido en Labor Parlamentaria, sin presencia del titular del HCD, Hernán Sabbatella, según indicaron sus autores, los concejales de Cambiemos, Analía Zapulla; y de la UCR, Marcelo Joaquim. Dejaron trascender cierta sorpresa del candidato a intendente del FPV y por eso no abrieron juego en el recinto.

Las declaraciones fueron firmadas por los presidentes de los  bloques, y los vicepresidentes, Gerardo Calabria; y Mariana Mansilla, ambos del oficialismo, además de Claudio Román del FPV. Firmaron, además de los autores, el macrista Ramiro Tagliaferro, los massistas Jorge Lavuizza y Vanesa Sosa y los socialistas Adriana Kreiman y Favio Martínez, y la jefe de bloque de Nuevo Encuentro (y del interbloque K), María Virginia Veyga.

El proyecto de Joaquim planteó «manifestar el más enérgico repudio por el asesinato del joven jujeño de San Pedro Jorge Ariel Velásquez, del 8 de agosto». Y en sus fundamentos exigía «al Poder Judicial competente el esclarecimiento de este crimen, la dilucidación de la verdad de la circunstancias en las que ocurrieron los acontecimiento y la condena a sus responsables».

También invitó «a reflexionar sobre la necesidad de vivir en una sociedad en paz, con orden democrático, Justicia y fundamentalmente con respeto a la vida y la dignidad de las personas».

Una semana antes, la Presidenta, Cristina Kirchner, había declarado «campaña sucia» y mostraba en pantalla la supuesta afiliación de Ariel a Unidos y Organizados, lo cual fue desmentido después por la propia familia de la víctima, por la que lloraron y marcharon los radicales y no el FPV.

En tanto, esta misma semana la mandataria pidió públicamente reconocer el triunfo oficialista en Tucumán y, ayer, inclusive, acusó a la oposición de querer poner en duda «el sistema democrático». Ese discurso estuvo lejos del reconocimiento público a las irregularidades del propio candidato a gobernador tucumano por el FPV, Juan Manzur, y de casi todo el sciolismo. También fue diametralmente opuesto a lo votado por el HCD.

La declaración votada en el recinto y presentada por una ex concejal del GEN, ahora macrista, señala el «máximo repudio a las irregularidades acaecidas durante el acto eleccionario del pasado domingo 23 de agosto de 2015 en la Provincia de Tucumán y la represión en la marcha del día siguiente, a la vez de exigir una urgente reforma del sistema electoral». Esta última parte habilita también a una discusión sobre los sistemas electorales.

Los fundamentos sostienen que los hechos de «barbarie» atentan contra la «vida democrática». y  que «pone de manifiesto la existencia de grupos políticos que claramente hacen peligrar las instituciones que con sangre y muerte nos costó conseguir». Este lunes la oposición en Tucumán pedirá anular la elección en esa provincia.