Apuntan a Acuña (y no a Scioli) por policía exonerado que trabaja en el CPC Hurlingham

Organizaciones kirchneristas y de Derechos Humanos denunciaron al Juzgado Federal 2 en Comodoro Py, y en los tribunales de Morón la contratación de personal exonerado de la Policía en el Centro de Operaciones Municipales Hurlingham. La denuncia recayó sobre el intendente, Luis Acuña.

El creación del Comando de Prevención Comunitaria, o Policía Local, como le suelen llamar, implicó acuerdos con los intendentes, que tienen voz, pero no poder de decisión para nombrar personal. También «controlan el Centro de Operaciones Municipal (COM), que realizan tareas de patrullaje y monitoreo», informaron organizaciones. Una de las fotos que circuló en Internet se observa que un exonerado trabaja en la Policía Bonaerense. Más allá de los acuerdos políticos, todos las fuerzas públicas de seguridad en la Provincia dependen del mismo jefe de Policía y del Ministerio.

La Liga Argentina por los Derechos del Hombre, denunció que “la municipalidad contrató efectivos expulsados de las fuerzas de seguridad para las tareas de patrullaje. Algunos de ellos visten uniforme de la Bonaerense y portan armas”.

La vicepresidenta de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH), Iris Pereyra de Avellaneda, “la denuncia fue acompañada de fotos y documentación que demuestra que Acuña contrató a policías exonerados de la Policía Federal y que, además, los proveyó de armas sin contar con autorización del Registro Nacional de Armas (Renar)”.

“Desde el momento en que son exonerados de la fuerza de seguridad y portan armas, son peligrosos”, dijo Pereyra, que relató que este año el comando de operaciones “detuvo a cuatro chicas y dos chicos que estaban pegando carteles que difundían la realización de un congreso de mujeres”.

En la documentación presentada consta que entre los integrantes del Comando de Operaciones Municipales (COM) se encuentra Gustavo Alberto Contreras, policía bonaerense exonerado en 1995.

Iris, que es la madre del “negrito” (Floreal) Avellaneda, muerto por la dictadura, ya presentó la denuncia junto al resto de las organizaciones, y ahora espera que la Justicia se expida para que termine esta situación irregular.

La denuncia ante los tribunales de Comodoro Py fue ratificada ayer por las organizaciones de DDHH, según confirmó Iris Pereyra de Avellaneda.