Tragedia de Once: periodista acreditado prevé un fallo condenatorio antes de las elecciones

El director del periódico Latitud 35, Silvio Botta, único periodista en cubrir de punta a punta el juicio por la Tragedia de Once, auguró un fallo «justo» antes de las elecciones de octubre, cuando pueden ir presos tanto ex funcionarios como directivos de la ex concesionaria del Sarmiento, TBA.

«Por los tiempos que se vienen, antes de las elecciones vamos a tener un veredicto: preveo un fallo, no sé si histórico, pero justo», sostuvo el periodista acreditado en el juicio que se lleva a cabo Comodoro Py, bajo las órdenes del Tribunal Federal Oral 2 de Capital.

Esta semana que pasó presentaron los alegatos de las querellas uno y dos, alineadas al Gobierno; y tres y cuatro, más cercanas a los familiares de las víctimas. La cuarta querella pidió ampliar de denuncia al ministro de Planificación Federal Julio De Vido. La Fiscalía adelantó, por su parte, que acusará tanto a los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, como los ex dueños de TBA por «administración fraudulenta» y «estrago».

Las querellas 1 y 2 sólo acusaron al motorman de la tragedia del 22 de febrero de 2013. «No creo que solo se caiga sobre el maquinista Córdoba. Creo que la responsabiidad de empresarios y funcionarios va a ser una pena importante», indicó Botta al programa Punto de Encuentro (FM La Siglo).

«La última audiencia (del fiscal) va a ser larga, tres o cuatro audiencias (dos semanas), pero estamos ante un hecho importante y un fallo condenatorio», reflexionó.

El fallo puede ser histórico porque «ni el caso Cromañon no fue tan arriba, en el caso de Ferreyra tampoco. AMIA tampoco». «En este juicio lo que se está viendo en las últimas audiencias es que se está pidiendo investigar a De Vido. Sería histórico si llega más arriba y los funcionarios de primera línea se hacen cargo».

«Nadie te da la plata, los subsidios, para que se haga cualquier cosa, desde viajes, muebles, joyas, entradas para ver a Roger Watters, cuando hay una concesión y los que tienen que controlar, no controlan, desde Planificación, Transporte, CNRT y la misma concesionaria. La empresa debe controlar, porque no es plata de ellos. La plata se cuida poniéndola en lo trenes, para que no ocurra una tragedia que nunca debió haber pasado», dijo. Y concluyó: «Schiavi, Jaime, Sícaro y los Cirigliano tienen mucha responsabilidad en el juicio».

En el juicio, según contó, había cuatro querellas: «la de Marcelo Parrilli y María del Carmen Verdú, que llegaron a un acuerdo, se fueron y quedaron tres. La uno era de Gregorio Dalbón, el mediático abogado; la segunda de Javier Moral y Patricia Anzoátegui; y la tercera, de familiares. En un primer momento las tres querellas iban al hueso, iban a acusar a los funcionarios e iban por todo, hasta que en hubo un click: Dalbón se empezó a desviar y a acusar sólo al maquinista. Fue expulsado en septiembre de 2014 por conductas que no tenían nada que ver, molestaba a las otras querellas. En la dos hubo un quiebre por diferencias de criterios: Moral dejó de preguntar hace un año, entonces Anzoátegui se separa como querella 4. Hubo un cambio de estrategia, por decir algo, de dos querellas de empezaron a apuntarle sólo al maquinista».

«Creo que el Tribunal tiene cerrado el veredicto. Es un juicio muy completo. Se han tocado distintos temas. Uno termina sabiendo lo que es un compresor… han pasado técnicos, peritos contables. Fue muy rico. Por eso creo que está abrochado el caso. Faltaría ver judicialmente las condenas», sostuvo Botta, quien recordó que  Jaime «empieza al juicio por dádivas, así que puede salir con las manos esposadas de Comodoro Py».