Dr. Fernando Arrigo
Dr. Fernando Arrigo

Fiscal denunció que las empresas del Grupo Cirigliano crecían a costillas del tren Sarmiento

El fiscal del Juicio Oral por la Tragedia de Once, Dr. Fernando Arrigo, avanzó esta semana con los argumentos de un alegato que, según adelantó, pedirá fuertes condenas para ex funcionarios y directivos de la ex concesionaria TBA, por el delito de «estrago» y «administración fraudulenta.

Ayer, el representante del Ministerio Público aseguró que “el grupo Cirigliano llegó a tener seis generaciones de empresas”. En el comienzo de la 118° jornada, el fiscal reveló que mientras los empresarios se enriquecían hacían circular documentos (por mails) para “reducir energía eléctrica del servicio”.

Maniobra que consistía en bajar la velocidad de los coches, la supresión de servicios para evitar trenes vacíos y el fraccionamiento las formaciones cuando había baja demanda. Todo era para evitar pagar más cantidad energía, explicó en su portal el periodista de Latitud 35 Silvio Botta.

El fiscal se ocupó del complejo Grupo Cirigliano, que llegó a manejar trenes y colectivos hasta distintos rubros como alimentación, bienes inmuebles, servicio de aviones privados y negocios ganaderos. Asimismo, el fiscal entendió que se habían efectuado gastos indebidos, utilizando para ello una “ingeniería contable y empresaria” puesta a disposición para esos fines, a través de pagos efectuados a determinada empresa “siempre vinculadas e integrantes del mismo grupo económico”.

En ese sentido, puntualizó, los servicios y obras que no se prestaron efectivamente y nombró como ejemplo, “un refuerzo de colectivos” en caso de mal funcionamiento del Sarmiento, algo que nunca ocurrió, antes de la tragedia, y que fue corroborado por testigos en este juicio. Para Arrigo, estas responsabilidades de los directivos del concesionario, estaban acompañadas por el silencio y la falta de controles de los funcionarios, en el cual apunto sobre Ricardo Jaime, Juan pablo Schiavi como Secretarios de Transporte, y los ex funcionarios de la CNRT Antonio Sícaro y Pedro Ocho Romero.

El alegato continuará el lunes 28. En el arranque de la semana, había denunciado la estafa de la política ferroviaria: «Más se subsidia, menos se controla”.

Basado en denuncias e informes de la AGN (Auditoria General de la Nación) Arrigo dijo que las autoridades no controlaron, que no aplicaron sanciones, y que había responsabilidad estatal.

Con respecto a los ex Secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi preciso que: “En el cargo de sus roles cometieron ilegitima violación del incumplimiento con ventaja provecho del dinero a favor de TBA. Siguió: “Dicho accionar era un círculo cerrado para que todo llegase al mismo punto, dar ventajas económica a TBA. Mantuvieron una actitud ausente, durante nueve años. Ni una multa extendida al sistema nefasto. Todo fue ideado y concebido para concretar los beneficios propios. Avalaron la falta de manteniendo y fue desatendida por los nombrados”. Sentenció.

Un párrafo aparte fueron las pericias técnicas. Y recordó que en el 2003 se empezaron a desvirtuar los mantenimientos de los coches. Y hubo formaciones que viajaron cien mil Km por año.- “El material empezó a degradarse con kilometrajes vencidos de más de siete años, con coche que recorrieron más de un millón de kilómetros” señaló el fiscal.

El fiscal explicó la administración fraudulenta apuntando contra los funcionarios y ex interventores de la CNRT. Pedro Ochoa Romero y Antonio Eduardo Sícaro: “Tenían la obligación de controlar, por ser garantes de la concesión y el cuidado de los intereses públicos. Durante sus gestiones fueron sistemáticas inacciones donde se incumplieron los contratos. No solo han omitido como titulares, han permitido el falto incumplimiento contractual».

Fuente: Latitud 35