Exigen que vaya presa la policía del CPC de Ituzaingó que atropelló y mató a Diego Aljanati

A seis meses de la muerte de Diego Aljanati, su familia marchará este martes hacia la Unidad Funcional de Instrucción Nº 2 de Ituzaingó para exigir que la fiscal a cargo, Natalia Narmona Luppi, cambie la carátula de la causa y detenga a la policía que está acusada de atropellar y matar al chico.

Actualmente, la ex oficial Graciela Noemí Basualdo, quien se encuentra desafectada del servicio, es la única imputada en la causa por el delito de «homicidio culposo».

Los abogados y familiares de chico de 13 años piden que se cambie la carátula de la causa a «homicidio con dolo eventual» para que la justicia juzgue y condene a la acusada.

Miriam Roldán, la tía del joven, manifestó que el deseo de la familia es «que la fiscal reaccione y que Basualdo vaya presa». Además expresó que las marchas que se realizaban habitualmente en la puerta de la discoteca Club Leloir debieron cesar por constantes amenazas que recibían por parte de los patovicas del lugar.

La concentración se realizará mañana a las 10 horas en Brandsen 3346, donde se encuentra la UFI 2 de Ituzaingó. Los familiares y amigos del joven convocan a toda la población a exigir justicia por el joven atropellado.

Diego Aljanati fue atropellado el 28 de marzo por un móvil del Comando de Prevención Comunitaria de Ituzaingó, en un confuso episodio ocurrido a la salida de la matiné Enjoy del boliche Club Leloir.

Según su familia, el menor fue arrollado en las inmediaciones del lugar, cuando la policía intentaba dispersar a un grupo de jóvenes que habían sido desalojados por patovicas y él esperaba en la puerta a que su papá lo fuera a buscar.

Por la muerte del joven de 13 años, la única imputada es Graciela Noemí Basualdo, ex oficial de la CPC, por el delito de «homicidio culposo». Interviene en la causa la Unidad Funcional de Instrucción Nº2 de Ituzaingó a cargo de la fiscal Natalia Narmona Luppi.