«Hay intereses políticos para que se diga que la culpa fue del maquinista», alegó la defensa

En el marco de la etapa de los alegatos, la defensa del maquinista Marcos Córdoba exculpó hoy a su cliente de cualquier responsabilidad en la Tragedia de Once, que causó 51 muertos y 789 heridos en febrero de 2012, y aseguró que «el deterioro de los frenos» del tren «provocó» el accidente.

«Hay intereses políticos para que se diga que la culpa fue del maquinista», sostuvo la abogada Valeria Corbacho al comienzo, esta mañana, del alegato defensivo ante el Tribunal Oral Federal 2 (TOF2) y consideró que su cliente «es el más humilde eslabón de la cadena de toda una desastrosa política ferroviaria».

La letrada, que defendió, entre otros, al ex presidente Fernando De la Rúa, dijo que «Marcos Córdoba no causó esta tragedia» porque la mañana del 22 de febrero condujo el tren número chapa 16 «en la forma experta habitual, con prudencia, los sentidos atentos y la mente puesta en la tarea». «Marcos Córdoba también es víctima de la tragedia», añadió.

«En la entraña del tren chapa 16 coexistía lo peor: la falta de frenos», sostuvo Corbacho, consideró que «no funcionaba correctamente el sistema de frenos, que no respondieron» y concluyó: «el deterioro de los frenos provocó la tragedia de Once». La defensora mencionó, además, «el fraude cometido con las concesiones y los subsidios» a la ex gestora de la línea Sarmiento, Trenes de Buenos Aires (TBA), de los hermanos Cirigliano, sentados entre los acusados en este juicio, y los acusó de buscar únicamente «la acumulación de beneficios».

«A pesar de que TBA mostró persistentemente una gestión ineficaz fue inexplicablemente de las concesiones que más tiempo sobrevivió con su contrato», disparó en alusión a las autoridades del sector, la ex Secretaría de Transporte y el ministerio de Planificación Federal. «Marcos Córdoba también es víctima de la tragedia», resumió la defensora del motorman.

El juicio contra los 28 acusados, entre ellos los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi y los empresarios del Grupo Cirigliano, atraviesa la etapa de alegatos defensivos. El fiscal Fernando Arrigo pidió 3 años y 8 meses de prisión para Córdoba al considerarlo autor del delito de «estrago culposo», y requirió que sea inhabilitado por 8 años para desempeñarse como motorman.

El representante del Ministerio Público acusó al maquinista de «actuación negligente», pero consideró que su accionar estuvo condicionado por el estado «deplorable e inseguro» de los trenes de la línea Sarmiento. «Córdoba tuvo un actuar negligente e impudente en la conducción. No aplicó el freno de emergencia al ingresar a la estación de Once, violó la velocidad máxima y desactivó el dispositivo de hombre muerto», sostuvo durante su alegato ante el Tribunal.

Dos querellas de los familiares de las víctimas de la tragedia de Once pidieron penas de 22 años para el maquinista por considerarlo el único responsable del siniestro ferroviario. En tanto, las otras dos querellas lo consideraron inocente y reclamaron condenas de hasta 18 años de prisión para ex funcionarios kirchneristas y empresarios de Trenes de Buenos Aires (TBA).

 

Fuente: El Dia