Cristina Kirchner felicitó con ironía a Vidal y Tagliaferro: «No somos los únicos que tenemos familia»

En su primera aparición oficial tras las elecciones presidenciales, la presidenta Cristina Kirchner volvió a hacer ayer un alegato en defensa de su modelo y, aunque irónicamente, felicitó tanto a la gobernadora electa en la Provincia, María Eugenia Vidal, como a su esposo, intendente electo en Morón.

En principio, junto a su hermana, Alicia (quien se adjudicó el triunfo a gobernadora en Santa Cruz a falta de 10% mesas por escrutar), destacó el rol de las mujeres en la política argentina resaltando que, «por primera vez, a partir del 10 de diciembre en la Argentina va a haber cinco provincias gobernadas por mujeres».

Una de esas cinco es Vidal: «Quiero felicitar a otra mujer, y no quiero escuchar por favor una sola palabra, salvo que sea de aprobación, porque nosotros respetamos la voluntad popular siempre», dijo la mandataria.

«Felicito a una joven mujer (…) no será de La Cámpora, pero es del PRO; quiero felicitar a María Eugenia Vidal como gobernadora de la Provincia de Buenos Aires y también a su esposo [Ramiro Tagliaferro], que salió intendente de Morón. Tal vez no será muy conocido, porque parece que los únicos que tenemos parientes somos los peronistas», ironizó la Presidenta al término de su felicitación a la funcionaria de PRO.

«Me acuerdo que Alicia [Kirchner] aparecía como la cuñada de la Presidenta pese a que fue funcionaria pública muchísimos años antes de que yo fuera siquiera funcionaria pública, o mi hijo no aparecía como Máximo Kirchner sino como hijo de la Presidenta, bueno, parece ser que hay esposos también», añadió. Acto seguido, felicitó al electo intendente de Morón, mientras continuó enfocándose en el rol de las mujeres en la política del país.

También ninguneó: «No sólo los peronistas tenemos familia», dijo. También supuso que los únicos criticados por ser «jóvenes» son los de La Cámpora.

El acto tuvo lugar ayer en la Casa Rosada, donde los ganadores ocuparon primera fila (Juanchi Zabaleta, Alberto Descalzo) y varios de los derrotaados fueron a un palco (Martín Sabbatella).