El FPV quedó a dos escaños de alcanzar la mayoría y garantizarse la presidencia del HCD

El nuevo Concejo Deliberante quedará conformado desde el próximo 10 de diciembre por 8 concejales del Frente Para la Victoria, 8 del Frente Renovador, 3 de Cambiemos, y uno del Partido Socialista. La Presidencia quedará en manos del que pueda reunir 11 manos (mitad más uno del recinto).

Pese a la victoria de Juan Zabaleta por la jefatura comunal, el kirchnerismo no logró sumar más bancas a las que ya contaba en el cuerpo, y sólo retuvo las que ponía en juego.

Si bien incorporará al camporista Martín Rodríguez y a Cecilia Sáenz del Nuevo Encuentro, éstos reemplazarán a los salientes “juanchistas” y ex acuñistas Hilda López y Ernesto Benítez. Junto a los reelectos Miguel Quintero y Carmen Cittadino, conformarán el ahora bloque oficialista junto al sabbatellista Adrián Eslaiman, los concejales del Peronismo 26 de Julio Víctor Oviedo y Cecilia Suárez y la referente del Movimiento Evita Natacha Ghergo, quien ocupará la banca que dejará vacante Zabaleta al asumir la intendencia.

Más que la mitad
Golpeado por la derrota de su conductor, Luis Acuña, el massismo fue el espacio que más bancas resignó, ya que sólo consiguió renovar tres de las seis que ponía en juego. Fabrizio Acuña y Mario Petito renovaron su mandato, en tanto que la tercera elegida es Lorena Carreto. Por su parte, no consiguieron un nuevo mandato ni Carlos Cueliche ni Concepción Denaro, mientras que Juan Carlos Carreras concluirá su función en diciembre.

Las bancas perdidas por el todavía oficialismo irán a manos del espacio que lo desplazó al tercer lugar en las elecciones. Así, Cambiemos contará con las bancas de Alfredo Carrasco, la representante del espacio de Jorge Macri Marianela López y Pablo Sívori, de Jóvenes Pro.

Tanto macristas como el socialista Lautaro Aragón jugarán un rol fundamental para la elección de autoridades del cuerpo, especialmente la Presidencia, con un valor determinante ante la paridad de los hoy oficialistas y opositores. El panorama, claro, está sujeto al resultado de la segunda vuelta, el próximo 25 de noviembre. Un triunfo de Daniel Scioli puede alinear a toda la tropa peronista. Si el ganador, en cambio, resulta Mauricio Macri, será tiempo de nuevos acuerdos y alianzas dentro del Concejo.