Denuncian que fraguaron un convenio colectivo perjudicial para trabajadores del Sarmiento

El delegado del tren Sarmiento Rubén «Pollo» Sobrero se declaró en pie de guerra al denunciar en una asamblea en Haedo que directivos de la Unión Ferroviaria y del Ministerio de Trabajo firmaron a sus espaldas un convenio colectivo «fraudulento» que perjudicaría a los trabajadores del ramal.

Sobrero se había movilizado en septiembre ante el Ministerio para negociar un nuevo convenio, vencido hacía 7 años, y la unificación de los colectivos, ya que al momento convivían dos: el de la UF y el del Sarmiento. Ministras las negociaciones parecían avanzar en diálogo con Adrián Caneto, subdirector de Relaciones Laborales, el 1° de octubre firmaron un acuerdo dos personas que no serían ni delegados, ni trabajadores de la Línea.

«Hicimos presentaciones ante el Ministerio y planteamos la impugnación de este convenio trucho. No va a pasar ni una coma. Además hicimos una denuncia penal a la gente que firmó por nosotros», apuntó Sobrero en una multitudinaria asamblea en la sede de la Seccional, el pasado 5 de noviembre.

Para los delegados de la Línea Bordó, se trata de una «flexibilización» laboral que puede implicar despidos, en sintonía con el nombramiento de la semana última del secretario general de la Unión Ferroviaria, Sergio Sasia, y el secretario administrativo nacional de La Fraternidad, Agustín Speciall, en el directorio de Ferrocarriles Argentinos Sociedad del Estado.

Sobrero contó que tenía por objetivo «reabrir paritarias y encuadrar a los 200 compañeros que están bajo el convenio del SOFSE, que es inferior al nuestro».

En principio, hubo receptividad. » Nos dijeron que era una barbaridad tener dos convenios y que el nuestro estuviera vencido», contó. La idea era cerrar un acuerdo antes de que se vaya el actual Gobierno, para «no empezar de cero».

Sin embargo, «cuando vimos el (nuevo) convenio en la Web, pedimos una cita en Trabajo y nos enteramos de muchas cosas: no hay un sólo convenio, sino que hay convenio por línea». «Fue un engaño como el que nos tiene acostumbrado esta gente asesina de Mariano Ferreyra; son convenios muy parecidos a los que se aplicaban a los ’90. El 7 de enero, fueron e hicieron una presentación en nombre nuestro y llevaron dos personas que ni siquiera son de acá. Uno vive en Mar del Plata. El 12 de febrero, en vacaciones, fue la empresa y ratificó el acuerdo con la UF», apuntó.

En septiembre la operadora ferroviaria fue a ratificar el convenio. «Lo que más jode es que el Ministerio no tuvo la honestidad de decirnos que la Directiva estaba firmando por nosotros. El 1 de octubre ese convenio que firmaron por nosotros, un tal Eduardo Muñiz y María Julieta del Cerro, que no son de esta línea, junto con Caneto, que, mientras, nos decía que nuestro reclamo era justo», relató el «Pollo».

Según el nuevo convenio, cualquier actividad puede ser realizada por  «los tercerizados». «Mañana pueden sacar a boleteros con gente que cobra la mitad y no podemos decir nada», explicó el delegado del ramal. «Nos sacaron el régimen disciplinario, que nos costó compañeros detenidos, en el conflicto de Castelar, cuando la empresa quería castigar a alguien tenían que discutir con los delegados. Ahora te sancionan y después discuten», agregó.

También contó que «tenemos que mantener en secreto los cambios tecnológicos. Quieren pasar los despidos y ajustes y que se enteren cuando están hechos».

«Al área de señalamiento nos eliminan el manejo, son 3 mil pesos que te bajan. Se pierde la base de cada compañero, te pueden mandar donde quieren. Nos obligan a dejar guardias en paro, por ser un servicio público esencial. Le objetaron cinco puntos por que se fueron de mambo. Es un convenio como en los ’90», acotó.

En conclusión, señaló: «Muchas veces planteamos la crisis, que se viene el ajuste y los dos candidatos liberales ue hay lo van a aplicar. Y cuando se haga va a ir hacia los trabajadores, no hacia los empresarios, por eso empezó la flexibilización laboral que libera a empresarios a podernos echar».