Larrache hizo un último pedido por Scioli y Marasco busca recomponer relaciones con el PRO

Mientras que el concejal sabbatellista Daniel Larrache volvió a pedir un voto en defensa del modelo, el ex candidato a intendente de Macri, Osvaldo Marasco, buscó recomponer su relación con el PRO: «Nos cansamos de la queja y elegimos participar para logra un cambio para vivir mejor».

«Estamos asistiendo a un formidable blindaje mediático de uno de los candidatos por parte de los grupos concentrados», señaló el concejal del FpV Nuevo Encuentro. Y agregó que: «Esos mismos que se niegan a cumplir con la Ley de Medios, son quienes no dice lo que Mauricio Macri expresa, no publican lo que realmente pretenden para el país, y esconden lo que sus equipos económicos planean hacer».

«La zona oeste empezó a tener servicio de agua y cloacas cuando Néstor Kirchner tomó la decisión de recuperar la empresa Aguas Argentinas y transformarla en AySA, con la cual se han desarrollado obras formidables en todos los distritos, especialmente en nuestra región que había quedado fuera de los planes como consecuencia de la escandalosa estafa que tenía, por un lado al entonces intendente Juan Carlos Rousselot como expresión política del menemismo, y por el otro al propio Mauricio Macri como la pata empresarial de este desarrollo», recordó el también director en el AFSCA.

«Quienes vivimos en el oeste ya sufrimos en carne propia lo que Macri representa, por eso tenemos que tener memoria, y saber que los proyectos que uno enuncia a futuro, se basan también en lo que hizo en el pasado», sostuvo el edil sabbatellista.

Por su parte, Marasco ,ganador de las internas de Cambiemos por la Intendencia en Ituzaingó, llamó al dialogo a quien fuera su oponente, Gabriel Pozzuto.

«Del dialogo establecido decidieron trabajar juntos para el 22 de noviembre en la fiscalización y en todo lo que ayude a que Mauricio Macri sea el presidente de todos los argentinos», posteó el inversionista, que había salido a criticar a Vidal en plena campaña, luego del vacío que le hicieron desde el PRO, quienes desconfiaron de su actuación en el terreno electoral. Marasco estaba sospechado de no fiscalizar correctamente y su cuñada, la reelecta concejal Mirta Tonellato, de jugar siempre para el oficialismo. Así y todo, la buena actuación de Vidal lo obligó a extender su vínculo.