Para la concejal Zapulla, «en el kirchnerismo todavía no se enteraron de que perdieron»

El resultado acompañó el esfuerzo, a veces no pasa», sostiene la concejal reelecta Analía Zapulla. La ex GEN es ahora parte de la mesa chica del intendente electo de Morón, Ramiro Tagliaferro. Anticipa una «oposición dura» del kirchnerismo, pero dice esperar «a que baje el agua y vuelva el diálogo».

La edil, que suena como posible futura presidenta del HCD Morón, rechaza la idea de «dos países» que plantea el universo K. Pero quiere reducir la grieta.

«La Cadena empezaba diciendo la Presidenta de los 40 millones de argentinos. Ahora dicen dos países. Esas son las cosas que hay que dejar de lado».

«Nos tenemos que sentar necesariamente a dialogar y a pensar políticas públicas, desde lo más importante hasta lo más sencillo. Pero por estos días me cruzo con concejales que dejaron de saludarme. Es extraño, antes era cordial. Desde el otro lado siento que hay una cuestión de rechazo. Eso me cuesta mucho entender», afirmó al programa Punto de Encuentro (FM La Siglo).

Para Zapulla, «el kirchnerimo va a ser una oposición dura» y dice que «todavía no se enteraron de que perdieron y que tienen que acompañar».

Aunque no es eso lo que preocupa al nuevo gobierno, sino la transición. «El Hospital Posadas es un modelo de ese tipo de país que ellos plantean. En el municipio los funcionarios están renunciando en forma masiva y yendo al Posadas. No han entendido nunca que las responsabilidades se terminan el día que la gente vota otra cosa y se tienen que ir a la casa», apuntó.

El ataque a la Casa de la Memoria confiesa que «me dolió muchísimo». «No fue el único hecho, también hubo amenazas de bombas en La Esma. Fue raro: un viernes, en plena veda. Se hizo un abrazo (por parte el kirchnerismo). Siempre tuve rechazo en utilizar esa Casa en términos partidarios, a pesar de que esa Casa va a ser una política de Estado. También los organismos que han partidizado y hacen un apoyo ciego al Gobierno».

Por último, Zapulla repudió que dirigentes K «sacaran un comunicado lamentable en el que prejuzgaban acciones de gobierno que de ninguna forma fueron propuestas, en una situación de absoluta discriminación, sin sentarse a hablar». La editorial de La Nación de ayer no ayuda tampoco a cerrar la grieta, aunque el rechazo incluyó a dirigentes de Cambiemos como Analía y su esposo Martín Culatto, ex director de DDHH de Morón.